El fabricante mundial BYD deberá aumentar la fabricación de coches eléctricos para intentar reducir costes

Fabricar coches eléctricos es muy costoso para las marcas por el elevado precio de las baterías y el cambio por completo de los chasis para poder alojar las mismas. Para poder ser rentables el precio de las baterías debe reducirse o bien la producción de vehículos eléctricos debe ser tremendamente elevada, es la única forma para muchos de reducir los costes, y en este caso se encuentra BYD, el mayor fabricante de coches eléctricos.

Los fabricantes se encuentran además en la entrecruzada de ver cómo algunos países van a reducir las subvenciones, una situación que puede llevar a muchos planes de ventas al desastre si el único motivo para comprar un coche eléctrico es que el gobierno, con carga a los presupuestos, subvenciona una industria que aún no es rentable. Si los incentivos se eliminan antes de la rentabilidad de la industria, se puede acabar con ella. Por este motivo BYD tiene que vender muchos más coches eléctricos.

La esperanza de BYD es vender lo mismo que en 2016

Al aumentar la producción, BYD espera disminuir los costes en una cantidad cercana a la mitad de la reducción de las subvenciones, un 20% en comparación con 2016, aunque desde la empresa solo confía en reducir sus costes entre un 5 y 10% para comenzar a prepararse para un escenario en el que no existan subvenciones. Y esto podría suceder antes de 2020.

Según BYD el precio de las baterías representa un 40% el coste de los coches eléctricos, y por ello van a comenzar a trabajar para poder fabricar ellos mismos sus baterías, una idea similar a la de Tesla que tiene como único objetivo reducir los costes de fabricación de un vehículo eléctrico.

El contenido de este comunicado fue publicado primero en la web de Hipertextual

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *