La Consejera de Gobernación, Administraciones Públicas y Vivienda ha dado a conocer los rasgos principales de la futura Escuela Nacional de Gobierno y Administraciones Públicas

Meritxell Borràs, consejera de Gobernación, Administraciones Públicas y Vivienda ha presentado las líneas maestras y el modelo de la futura Escuela Nacional de Gobierno y Administraciones Públicas Enric Prat de la Riba. A principios de enero, el Gobierno aprobó la memoria preliminar del Anteproyecto de ley que creará este organismo, que sustituirá la actual Escuela de Administración Pública de Cataluña (EAPC).  

La consejera Borràs ha explicado que el objetivo del Gobierno es que la nueva Escuela mejore el servicio a la ciudadanía y apueste por la innovación de los servicios para consolidarse como pilar fundamental de la profesionalización de los servidores públicos del siglo XXI. “La nueva escuela de administraciones públicas tiene que liderar la captación del talento, la formación, la generación de conocimiento y la investigación”, ha asegurado. En este sentido, ha afirmado que tiene que acontecer “una estructura de estado fundamental para ordenar y racionalizar la formación dirigida a todas aquellas personas que participan en el sistema de prestación de servicios públicos”.

La titular de Gobernación ha señalado que la formación es el fundamento de la transparencia y la ética y en la administración pública y ha destacado que “competencia, aprendizaje, compromiso y ética son las cuatro patas que sostienen la filosofía de la nueva Escuela que este país necesita”.Borràs ha explicado que la Escuela empezó un proceso de transformación ahora hace un año, de la mano del que aconteció nuevo director, Agustí Colomines.

El nuevo equipo directivo ha llevado a cabo una reorganización interna de la estructura del ente, con el objetivo de volver a apostar de forma firme por la formación del sector directivo que, a la vez, permita un apoderamiento del personal de la administración para servir mejor a la ciudadanía. Además, se ha arreciado la voluntad de no sólo ofrecer formación para el personal funcionario de la Generalitat, sino abrir esta a todo el sector público y, especialmente, al personal de la Administración local y a los cargos electos. En este sentido, el Ejecutivo quiere fomentar la presencia de la Escuela en todo el territorio de Cataluña para llegar a todos los trabajadores públicos del país. También, según ha destacado la consejera, el planteamiento de la nueva Escuela permitirá apostar por la colaboración con el sector universitario y también impulsar la presencia internacional.

La consejera ha explicado que la nueva Escuela contará con tres niveles diferentes de formación. El primero va destinado específicamente al grupo directivo, que es la franja intermedia entre los lugares propios de la función pública y los órganos de decisión política. Es por eso que se ha rehecho de arriba abajo el Máster en Dirección Pública que empezará el próximo mes de marzo y que ya ha tenido muy buena recepción.  

El segundo ámbito de actuación se centrará en la formación continuada profesionalizadora de los empleados públicos, con la detección de las necesidades formativas, la formación a medida y el impulso de nuevos modelos de aprendizaje. La Escuela llegará a acuerdos con aquellas entidades municipalistas, colegios profesionales y entidades supramunicipales que también hacen tareas formativas para acontecer el punto de referencia y coordinación de todos los operativos formativos.  

El tercer ámbito es el impulso de la investigación y la formación académica. El Gobierno quiere que la Escuela pueda acontecer en el futuro un organismo universitario y esto empieza para establecer acuerdos con las universidades. La consejera ha subrayado que hay que investigar y orientar la investigación para poder transferirla correctamente y por eso la nueva Escuela tendrá el objetivo de ayudar a las administraciones a ser más eficientes y a evolucionar.

En palabras de la consejera, “el nuevo siglo pide disponer de un personal al servicio de las personas, preparado para afrontar los retos que plantea una realidad muy diferente, con una Cataluña integrada dentro de la Unión Europea y en un entorno globalizar y tecnificado. Una Cataluña, a la vez, que aspira a ser una nación soberana en el concierto de los estados del mundo”.   La consejera ha finalizar la conferencia con el anuncio que el Gobierno promoverá un Plan Nacional de Formación del Sector Público para acordar los aspectos de la gobernanza y para promover la optimización y coordinación de las políticas de formación de las administraciones catalanas para crear un marco estratégico compartido entre todos los actores que impulsan la formación.

El contenido de este comunicado fue publicado primero en la web de Generalitat

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *