Gremisa Asistencia, programa de Ayudas

Millones de padres y madres mueren por el sida en África. Los niños, niñas y los jóvenes se quedan solos y han de luchar diariamente por sobrevivir. En muchos casos son los hermanos y hermanas mayores, que también son menores de edad, quienes se hacen cargo de la responsabilidad del hogar y de sus hermanas y hermanos pequeños.

Desde el 2011, en Gremisa Asistencia, se decidió desarrollar programas de ayuda de forma presencial. Controlando y realizando las inversiones directamente. Comenzamos en Uganda, con importantes recursos naturales, pero con una renta per cápita de apenas de 300 dólares. Centrándose en Kábale, en el orfanato de Cannahan, donde viven cientos de niños fue donde realizaron un Centro médico, para la atención infantil principalmente. También se realizó la canalización del agua potable, esencial para la vida y para evitar enfermedades, así como el tratamiento de aguas residuales y la realización de dormitorios con mejoras sanitarias.

La persona de Gremisa que dirige e interviene en esta labor es Daniel Capus, que con gran determinación se enfrenta a tal complicada misión.

P.- ¿Cuantas vacunas hacen falta para ir a estos sitios?

R.- Más o menos unas quince.

P.- ¿Son dolorosas?

R.- No. Pero asusta la cantidad de jeringuillas que te tienes que poner.

P.- ¿Cual es la mejor recompensa para vosotros?

R.- La satisfacción de poder ayudar desinteresadamente. El sentimiento de lo bien hecho y ver la sonrisa de los niños y adultos.

P.- ¿Se nota la ayuda, la agradecen?

R.- Si. Sobre todo el esfuerzo que haces. Las dificultades que te encuentras. Aunque sabes que solo haces una pequeña parte del problema.

P.- ¿Tu mejor recuerdo?

R.- Son muchos. Pero, cuando les repartíamos alimentos esos momentos te llenaban de satisfacción. En los tiempos de juegos, regalábamos pelotas de fútbol que en muchos casos era la primera vez que veían un balón. Recuerdo que cuando pusimos el suelo en el centro de salud, se descalzaban para andar sobre las baldosas.

P.- ¿Tu peor recuerdo?

R.- La falta de educación, de preparación para las labores más elementales. Los padres no tienen costumbre de educar a los niños. Y eso es muy duro.

P.- ¿Próximos proyectos o proyectos actuales?

R.- Ahora estamos en Namibia. Donde está nuestro compañero Ovi Pater como responsable. Planeamos hacer viviendas para evitar enfermedades pulmonares. Las noches son muy frías y no disponen de aislamientos. Haremos una escuela para más de 300 niños. Hemos proporcionado maquinaria para labranza e instalaciones de agua potable. También, estamos estudiando hacer una instalación de biogás que si nos funciona podremos mejorar su calidad de vida. Hay mucho, muchísimo, por hacer.

Mientras el trabajo en Gremisa y la salud nos lo permita seguirá paso a paso y día a día.

Sabemos que si podemos ayudar en el sitio, recogemos mejor sus necesidades y emplearemos mucho mejor nuestros recursos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *