¿Qué pasaría si los fines de semana durasen 3 días?

Cierra los ojos. Imagina por un segundo que tu empresa de trabajo ha cambiado. Ya no necesitas ir a la oficina de lunes a viernes. No precisan de tus servicios las mismas horas. Sigues generando los mismos ingresos y tu calidad de vida ha aumentado. ¿Crees que esto podría ser posible?

Lo cierto es que sí. No se trata de un invento o una ilusión. En muchas pequeñas empresas de Estados Unidos, esto ya es un hecho. Un ejemplo de este tipo de negocio lo sustenta Reusser Design, centrado en el desarrollo de aplicaciones web. Esta empresa abre de lunes a jueves sus puertas, en horario continuo. De esta forma sus trabajadores tienen tiempo para sus planes diarios, pero también para cumplir con los objetivos de la empresa.

Según Nate Reusser, su fundador, sus empleados son capaces de rendir con lo establecido y de alcanzar con éxito las metas que se proponen. ¿El secreto de su éxito? El valorar a sus trabajadores aportándoles el tiempo necesario para disfrutar de sus familias.

En Estados Unidos el 43% de las empresas cuentan con esta opción laboral. Si bien, es cierto que la mayoría solo permiten esta semana comprimida a sus mejores empleados. Solamente el 10% de los negocios están dispuestos a ofrecérselo a la totalidad de sus trabajadores.

¿Qué factores son claves para conseguir buenos resultados en una empresa?

La comodidad en el trabajo
Otra clave fundamental para mejorar los resultados de una empresa, es la comodidad en el puesto de trabajo. Esto lo saben bien en la empresa Ofisillas dedicada a la venta de mobiliario de oficina, según su responsable comercial en España una buena silla ergonómica puede marcar la diferencia en cuanto a la productividad de un empleado. “El mobiliario del negocio debe pensar en las necesidades de sus empleados. Si van a pasar muchas horas sentados necesitarán sillas, mesas y accesorios acordes a sus demandas. Hay que tener en cuenta que si se utilizan materiales en mal estado esto repercutirá en la salud de los empleados a corto y medio plazo”, explica.

Por lo tanto, “atrás quedaron los tiempos en los que los grandes líderes de negocios no prestaban atención a sus trabajadores. A día de hoy son la esencia y la llave maestra para que un buen negocio tenga resultados óptimos o mediocres”.

Valorar a los empleados
Uno de los aspectos fundamentales es el saber apreciar a los buenos trabajadores. No se puede valorar de la misma forma a un trabajador que aporta ideas, proyectos y se implica con la empresa, que a otra persona que solamente cubre sus horas y está contando los minutos para salir por la puerta.

De esta forma lo que se puede hacer es premiar por objetivos. Así el primer empleado se encontrará motivado para seguir adelante con sus inquietudes, mientras que el segundo tendrá que plantearse su implicación con el negocio.

La felicidad del trabajador
La felicidad del trabajador es muy importante. Si no está de acuerdo con las condiciones del puesto laboral o con alguna característica de la empresa, debería poder comunicarlo. Los empresarios deben aprender a valorar la felicidad de los integrantes de su negocio, ya que ellos son el negocio.

Trabajar cuatro días a la semana está demostrado que mejora la calidad de vida de los asalariados. Así lo afirma una encuesta realizada en el Estado de Utah, donde se realizó una prueba de horario laboral reducido. Los resultados mostraron que el 82% de las personas estaban mucho más contentas con las nuevas condiciones.

Esto se debe a que disponen de más tiempo para disfrutar de sus familias, de sus hobbies, actividades o de sus relaciones sociales.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *