PYMES que salieron reforzadas de la crisis

Según dicen, el mismo kanji chino se emplea para decir crisis y oportunidad. La situación económica por la que ha pasado el país ha dejado tras de sí un reguero de empresas cerradas, trabajadores en la calle y puestos de trabajo destruídos.

No obstante, en este mar convulso de variables macroeconómicas, dificultades de acceso al crédito y emigración masiva, han salido a flote empresas cuyo sector se iba, literalmente, a pique.

La construcción ha sido el área laboral que más ha padecido esta situación, y directamente relacionadas con la construcción econtramos tres empresas que durante los años de crisis no sólo no han empeorado, sino que han crecido.

Timber Armarios es una de ellas. El ebanista vive en un sector que se ha visto azotado por la crisis y por el auge de espacios como Ikea. Este fabricante de armarios en Granada no obstante ha sabido no sólo mantenerse en su sector, sino empezar a hacer más y más negocio mientras su competencia cerraba sus puertas y echaba a sus trabajadores. ¿Cómo es posible?

“Es verdad que con todo el tema de la crisis, la construcción parada y demás, gran parte de mi clientela habitual desapareció. También es verdad que la situación ha abierto nuevas vías de trabajo. Ya no competimos por el cliente de Ikea, ahora nos dedicamos a hacer un trabajo fino y bien cuidado que el cliente de más alto standing valora.”

Esta empresa de armarios ha medida ha encontrado en ese pequeño sector de la población que no ha visto afectada su capacidad adquisitiva su nuevo target. Pero no es el único.

Metalúrgicas Ícalo es una empresa especializada en fabricación de Ventanas en Granada. Antes de la crisis, su cliente principal eran promotores y constructoras. Con el reventón de la burbuja inmobiliaria su principal cliente desapareció del mercado y se vieron forzados a reconvertir la empresa. “Dedicamos tiempo a investigar y desarrollar un mejor producto, ventanas de diseño propio de alta calidad, con un sistema patentado, que aislaran térmica y acústicamente de manera eficiente y a bajo coste.” Desde entonces, patente bajo el brazo, la metalistería se ha especializado en sustitución de ventanas para empresas, particulares y administraciones ya que, según indican, su producto abarata el coste energético en climatización, lo cual hace que se amortice a medio plazo.

Pero no sólo en Granada se encuentran ejemplos parecidos. Mi Cocina Málaga es una empresa que ha encontrado en la personalización de cocinas un nuevo nicho que los ha hecho sobrevivir a la crisis. “Ya no había vivienda nueva y poca gente se aventuraba a cambiar la cocina con la situación que había”, afirman. “Decidimos especializarnos en las cocinas a medida, personalizables y de diseño, de este modo dábamos un valor añadido a nuestro servicio y empezamos a alcanzar a clientes de otro nivel.” En 2016 ganábamos más que en 2008, en los años de bonanza.

Estas tres empresas son ejemplos de las oportunidades que se presentan cuando se está en crisis, en las nuevas vías de apertura que se plantean y en cómo de una situación complicada se sale reforzado.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *