Organizan un campamento muy especial para este verano en Navarra

Se acercan las vacaciones escolares y los Sanfermines y, con ellas, un momento complicado para muchas familias que deben conciliar la vida laboral y apenas pueden arreglarse con abuelos o tíos durante estas fechas.

Por ello, y pensando en primer lugar en el disfrute de los menores de entre 9 a 15 años, se lanza el campamento de ‘Baila en Beitu’, sin duda una oferta entre los días 25 de junio y 16 de julio (dos de las tres tandas coinciden con los Sanfermines), que hará que hijos e hijas vivan un verano inolvidable. Las plazas son limitadas y el plazo de inscripción está abierto y se puede realizar aquí.

Alojados durante una semana con pensión completa en el albergue de Beire, a tan solo 30 minutos de Pamplona, los niños y niñas además de divertirse con actividades como piscina, visitas guiadas y huerta, aprenderán a bailar. En este campamento se procura fomentar el compañerismo, la creatividad, la musicalidad, el cuidado del cuerpo y el desarrollo escénico. Aprenderán a relacionarse con niños como ellos y a trabajar en equipo para desarrollar sus propias coreografías que pondrán en práctica en una exhibición final el último día de campamento ante todos los familiares que vengan a recogerles.

El campamento Baila en Beitu’ cuenta con profesores especializados en diferentes estilos de Danzas Urbanas, técnicas de improvisación, ritmo y actividades destinadas al desarrollo de la creatividad; con ellas los menores descubrirán sus capacidades y su potencial. En el campamento ‘Baila con Beitu’ descubrirán bailes como el Hip Hop Newstyle, Dance Hall, Afrobeat, Gangsta, Sexy Style, Hip Hop Old School, Vogue, Krump, Bounce, Foundation, Popping, Locking y se trabajará el Freestyle entre otros. Los niños pondrán a prueba su memoria coreográfica y su coordinación corporal con música actual.

El campamento consta de tres tandas, una primera entre el 25 de junio al 2 de julio; una segunda tanda del 2 de julio al 9 de julio, y la última entre el 9 y el 16 de julio.El campamento cuesta 325 euros, y además habrá descuentos del 10% para familias con más de un miembro inscrito así como a las familias que presenten la tarjeta de paro adjunta a la documentación.

En el campamento, los menores aprenderán a dominar el desarrollo escénico, trabajando la autoconfianza y la memoria; la musicalidad, entendiendo el ritmo para poder interpretarlo mediante ejercicios de percusión, pautada y posteriormente improvisada. Además, se tendrá en cuenta durante todo el campamento, que el baile es una actividad física intensa y es sumamente importante preparar el cuerpo. Serán necesarios tanto un buen calentamiento al principio de las clases, como un estiramiento concienzudo al acabarlas, para poder aprovechar al máximo todas las horas.

Igualmente, por medio de la improvisación y el trabajo personal, se fomentará el desarrollo de coreografías por parte de los participantes, y podrán aplicar los conocimientos adquiridos en las clases, añadiendo su toque único y personal a sus creaciones. Todo ello tendrán la oportunidad de demostrarlo al resto del campamento y familias en la velada del sábado por la noche, donde todos recibirán el mismo aplauso entusiasta que les anime a continuar experimentando y creando sus propios bailes.

Centro de Turismo Rural Beitu
Los campamentos tendrán lugar en el Centro de Turismo Rural Beitu, situado en la localidad de Beire, a tan solo 30 minutos de Pamplona, un paraje impresionante rodeado de huertas. Desde Beitu – Beire se ofrece servicio de albergue, hospedería y huerta escuela durante todo el año.

Durante el año lectivo decenas de colegios visitan año tras año las instalaciones de Beire para realizar sus pequeños campamentos y en verano se aprovecha para realizar campamentos de verano.

Beitu-Beire cuenta entre sus instalaciones lo que fue la casa Palacio de los Condes de Ezpeleta y su finca. Un paraje único rodeado de 12 hectáreas de huerta utilizadas para el cultivo.

Y es que los niños y las niñas, además de baile, aprenderán a cultivar sus propias verduras, encontrarán en ellas una fuente de energía, conocerán cómo se cultiva e incluso ellos mismos cosecharán su propia comida. La finca cuenta con vides, olivos, frutales y una enorme huerta que provee al albergue de verdura fresca a diario.

En definitiva, se trata de un lugar maravilloso para que hijos e hijas pasen siete días jugando con niños como ellos, aprendiendo a baile y disfrutando de un verano de los de antes: piscina, excursiones o veladas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *