Un cuarto de baño adaptado al alcance de la mano

Hay personas a las que no les queda más remedio que contratar un servicio de reformas de baño cuando conviven con personas con necesidades especiales derivadas de problemas de movilidad o fruto de la edad.

A la hora de adaptar un baño para que personas de la tercera edad lo puedan usar con seguridad y comodidad es condición imprescindible contar con empresas especialistas. Son varios los requisitos los que tiene que reunir este espacio para poder decir que es seguro para un anciano o alguien que se mueva en silla de ruedas. En el caso de la puerta de acceso, es mejor que sea corredera. De este modo, si la persona sufre una caída en el interior del cuarto de baño, podrá entrarse con facilidad a socorrerla al no quedar obstaculizando el paso.

Las empresas de reformas de baño como Nubanny suelen apostar porsuelos antideslizantes para el cuarto de baño y la cocina por razones obvias. El espacio ha de ser lo suficientemente amplio como para que una silla de ruedas pueda girar hasta 360º. En los baños adaptados es importante colocar, al lado de elementos como puede ser el bidé o el plato de ducha, barras de apoyo que también sean antideslizantes reforzando antes, si es necesario, la pared para que queden correctamente sujetas. Por supuesto, habrá que sustituir la bañera por un plato de ducha para garantizar la accesibilidad a todos los usuarios con independencia de sus condiciones físicas. Es recomendable colocar dentro un asiento fijo o abatible y movible.

La grifería más aconsejable es la de tipo palanca o de presión para que no sea preciso hacer esfuerzos a la hora de abrir y cerrar los grifos. La temperatura tiene que poder controlarse con facilidad sin superar los 60°C ni en el lavabo ni en la ducha para evitar quemaduras. Hay profesionales que, al reformar el baño en Madrid, ofrecen la posibilidad de colocar grifos termostáticos para controlar en todo momento la temperatura del agua sin que ello suponga un sobrecoste muy alto para el precio de las reformas de baño. En los baños adaptados, el inodoro debe estar a una altura de 50 centímetros desde el nivel del suelo. En cuanto a la iluminación, lo mejor son los sistemas de encendido automático. Una pieza más a la hora de derribar las barreras arquitectónicas que puedan persistir en los domicilios de los clientes de empresas especializadas en este tipo de tareas como Nubanny.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *