La DGT usará inhibidores de frecuencia para evitar trampas en el examen teórico

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha decidido instalar en las salas donde se realizan los exámenes teóricos inhibidores de frecuencia. Un paso más para tratar de evitar trampas. Al mismo tiempo, se afanarán en dar pasos para que, en un futuro próximo, la prueba sea la misma en todos los centros de España y se haga de forma telemática.

Comprar inhibidores de frecuencia wifi puede ser la solución a muchos problemas que se dan en el día a día. Parece que es algo de lo que se ha dado cuenta la Dirección General de Tráfico (DGT) ya que ha tomado la determinación de instalar estos dispositivos en las salas donde se realizan los exámenes teóricos para la obtención del carnet de conducir. Esto imposibilitará la comunicación entre los examinados y el exterior ya que serán bloqueados los dispositivos de comunicación inalámbrica como los smartphones. Se acabó el ir al examen con el pinganillo.

La idea de la DGT es eliminar también el examen teórico en papel que aún hoy sigue existiendo en municipios sin Jefatura Provincial de Tráfico. Algunas personas aprovechan esta coyuntura para moverse a estos centros a hacer el examen por escrito, lo que hace más sencillo echar mano de trampas. Tráfico quiere que en el 2018 todos los exámenes se hagan de forma telemática. Como contrapartida a la desaparición del papel, se ofrecerá a los examinados nuevas herramientas como tablets. En estos dispositivos se proyectarán por ejemplo vídeos sobre situaciones de emergencia. La tarea del aspirante será analizar la situación y describir una maniobra que permita sortearla. Dicho de otro modo, una manera de no limitarse únicamente a barajar opciones cerradas frente a las preguntas del examen teórico.

El año que viene está previsto que todas las salas cuenten con inhibidores de frecuencia de empresas como ATL Europa. Otra medida a implementar a corto plazo es la revisión de las 19.500 preguntas que hay hoy en la base de datos para evitar que los aspirantes las memoricen. En cuanto al examen práctico, los examinadores podrán pedir a los aspirantes que introduzcan una dirección en un GPS y que sigan las instrucciones del navegador para llegar hasta ese destino. En definitiva, Tráfico quiere adaptar la prueba a las nuevas tecnologías y frenar las trampas durante el examen teórico decidiéndonse a comprar inhibidores de frecuencia wifi. No dejan de ser mecanismos que ya están presentes en otros países de la Unión Europea y que están dando muy buenos resultados.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *