La conservación de alimentos depende cada vez más de la calidad de los equipos de frío industrial

A la hora de conservar alimentos a bajas temperaturas es importante distinguir entre refrigeración, congelación y almacenamiento en frío, en especial para quienes regentan un negocio de restauración. El almacenamiento en frío implica condiciones desde 15º hasta 2ºC. Para que un alimento llegue a congelarse debe ser sometido a una temperatura inferior de 2ºC. Coreco es una empresa especializada en la venta de equipos de frío industrial para la conservación de alimentos a temperaturas bajas. Sus profesionales señalan que tanto las condiciones de refrigeración como de congelación cuentan con grandes diferencias que deben ser conocidas para cumplir con la estricta ley que existe en esta materia. Además, la elección de los equipos de frío también juega un papel fundamental.

El almacenamiento congelado hace referencia al proceso de acopiar un alimento o producto que ha sido congelado con el fin de mantener intactas sus propiedades nutricionales. Como la congelación tiene por objetivo conservar alimentos por largos periodos de tiempo, se requiere de temperaturas inferiores a -18ºC. En cambio, el almacenamiento refrigerado busca conservar alimentos perecederos durante días o semanas. Como expertos en frío industrial, los profesionales de Coreco recuerdan que la refrigeración y el almacenamiento en frío es una estrategia para la conservación de alimentos a bajas temperaturas de corta duración.

Equipos de calidad de frío industrial
Desde Coreco insisten en que en su catálogo los clientes pueden encontrar una amplia gama de equipos de frío industrial para el sector de la hostelería. Todos ellos han sido fabricados teniendo en cuenta el cumplimiento de la normativa actual para la conservación de productos a baja temperatura y para garantizar la seguridad alimentaria. Sus profesionales señalan para impedir el crecimiento de patógenos en la fase de refrigeración importan dos aspectos: temperatura y tiempo. La temperatura de frío debe situarse siempre entre los 2º y 5CºC, siempre por debajo de los 8ºC, momento en el que los microorganismos se multiplica.

Como expertos en la comercialización de cámaras frigoríficas, desde Coreco apuntan que la conservación solo es efectiva si se mantienen las condiciones ambientales adecuadas. Aunque la elección de equipos de refrigeración de calidad es clave, los trabajos de desinfección y desodorización también van a la par.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *