Julio, el mes preferido de los españoles para las mudanzas

Elegir la fecha de una mudanza es una cuestión esencial, de esta fecha dependerá el importe que se deberá desembolsar, si será necesario tomar unos días libres para tramitar todas las gestiones, y también de la adaptación de los más pequeños al nuevo destino.

Si se decide optar por una empresa de mudanzas, en un primer momento se debe tomar cita para que un profesional de este sector se desplace hasta el domicilio del solicitante para realizar una visita técnica que le permita establecer un presupuesto, así como el volumen total de la mudanza. En este caso los expertos recomiendan prever como mínimo 3 meses de antelación.

También debe prestarse atención a las fechas mínimas para rescindir cada contrato y respetarlas. No se aconseja aplazar las formalidades administrativas inherentes a toda mudanza como contratación de seguros, cambio de dirección, rescisión de contrato telefónico, electricidad, etc.

Para planificar una mudanza de manera autónoma, los profesionales apuntan a que es aconsejable preverla con un mínimo de antelación comprendido entre 3 y 4 semanas para evitar sorpresas de última hora.

Un estudio realizado por Grupo Amygo, empresa especializada en mudanzas nacionales e internacionales, muestra las tendencias y preferencias en el sector.

El gráfico analiza el volumen de mudanzas realizado por Grupo Amygo durante el año 2016. La temporada alta de las mudanzas se desarrolla entre los meses de junio y septiembre. El mes de julio registra una fuerte actividad y es el más representativo del sector.

El verano (de junio a septiembre) es la época más solicitada debido a que los días son más largos y luminosos, se dispone de mayor tiempo, pero sin embargo los precios suelen ser poco competitivos por la fuerte demanda. Paradójicamente, existen inconvenientes como las restricciones y problemas de tráfico. La población del país se multiplica en verano debido al incremento de turistas y de tránsitos entre África y Europa hacen más complicada la circulación sobre todo en zonas costeras e islas. Los camiones de mudanzas hacen frente en verano a estos obstáculos, a temperaturas elevadas, y también a eventuales obras de mantenimiento de carreteras. Todos estos aspectos pueden ralentizar los plazos para la realización de las mudanzas, y el trabajo de las empresas que las ejecutan. Los particulares pueden verse también sorprendidos por la mano de obra en época estival por parte de ciertas empresas de mudanzas, que a veces no suele ser cualificada debido al carácter “temporal” de la temporada alta en el sector.

Estas cifras representan sobre todo a familias con hijos en edad escolar que realizan sus mudanzas en periodo estival para que estos últimos puedan comenzar el curso desde septiembre, adaptándose de este modo, a la normativa y calendario escolar y evitando toda inscripción tardía, que pueda afectar su aprendizaje.

El periodo estival es por lo tanto la época más concurrida para las empresas de mudanzas, y en los contextos sociales y administrativos actuales se ha convertido en el periodo por antonomasia de toda mudanza de familias completas.

El primer trimestre del año es el menos representativo en volumen de mudanzas. España es un país cálido y los inviernos no suelen ser rudos a la excepción de ciertas ciudades del norte. Aunque los costes se vean reducidos por la escasa demanda, los datos muestran que los españoles no privilegian el invierno para realizar sus mudanzas.

La tendencia en mudanzas nacionales experimenta un fuerte progreso en los meses estivales y disminuye sobre todo a principios y finales de año. En la misma línea, las mudanzas internacionales presentan una tendencia similar a las nacionales, y se ven alteradas sobre todo en el primer y último trimestre del año. Al tratarse de mudanzas internacionales, los meses estivales no coinciden en ciertos casos en los dos hemisferios, y todo dependerá del país de destino.

Los datos registrados indican que el periodo estival prevalece como fecha más recurrente, tanto en mudanzas nacionales como internacionales. Una buena planificación, un seguimiento exhaustivo, respetando todas las etapas y un tiempo de antelación considerable antes de la mudanza son las claves del éxito para que esta última se realice en las mejores condiciones, incluso en plena temporada estival.

*Fuente Gráfico: Grupo Amygo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *