"Siempre hay algo que mejorar en cada enfermedad gracias a la actividad física y la alimentación"

Zaragoza, 11 de septiembre de 2017.- El Patio de la Infanta de IberCaja en Zaragoza acogerá este miércoles, 13 de septiembre, a las 19,30 horas una nueva sesión del ciclo de charlas ‘Aulas de Salud’, que organiza el Hospital Viamed Montecanal en colaboración con Ibercaja, Universidad de San Jorge (USJ) y Grupo Piquer.

Bajo el título Somos lo que comemos y cómo nos movemos: ejercicio y alimentación, bases de una vida saludable”, los doctores Gerardo Rodríguez, Asesor científico de Pediatría del Hospital Viamed Montecanal y profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Zaragoza; y José Antonio Casajús, Catedrático de Actividad Física y Salud de la Universidad de Zaragoza y especialista en Medicina del Deporte, protagonizarán la charla con entrada libre hasta completar aforo.

Combinar un buen nivel de ejercicio físico, evitar el sedentarismo y conseguir una ingesta alimenticia adecuada en cada etapa de la vida es la mejor “píldora” para nuestra salud y calidad de vida ya que, administrada a diario, “nos permite vivir más y mejor”, aseguran ambos especialistas. La acción combinada de dieta y ejercicio –aseguran-, ha demostrado ser un tratamiento eficaz para mejorar la calidad de vida, no solo de niños o adultos sanos, sino también de quienes padecen alguna enfermedad ayudando a una mejor evolución de la misma.

Una correcta alimentación y el ejercicio pueden mejorar la condición física del paciente y la evolución de las enfermedades en función de la patología. “Son indiscutibles, por ejemplo, su beneficios en niños con obesidad, fibrosis quística, cáncer o discapacidad física. En algunos de estos pacientes la posibilidad de ingreso se reduce hasta en un 10% y en niños con leucemia linfoblástica aguda, la incorporación del ejercicio físico a la terapia puede mejorar su condición física entre un 15-20%”, afirma el Dr. Gerardo Rodríguez.

En adultos con enfermedad crónica, la prescripción de ejercicio físico adaptado a sus posibilidades mejora el pronóstico y la recuperación y, por supuesto, su calidad de vida. “Siempre hay algo que mejorar en cada enfermedad gracias a la actividad física y la alimentación”, aseguran ambos especialistas.

Cuanto antes comencemos, mejor

El exceso de peso es una causa predominante de enfermedad crónica en nuestro país, afectando al menos a un 30% de los niños y a un 50% de la población adulta. Muchas de las enfermedades comienzan ya desde las primeras etapas de la vida y las complicaciones aparecen en la edad adulta. “Tenemos la oportunidad de comenzar, cuanto antes mejor, a trazar los hábitos saludables como un ‘continuum’ a lo largo de nuestra vida”, señala Gerardo Rodríguez, Asesor en Pediatría de Viamed Montecanal.

De hecho, en nutrición, los hábitos saludables se pueden iniciar incluso antes del nacimiento del niño. “Los hábitos de la madre en el embarazo ya influyen en el crecimiento y desarrollo del feto dentro del útero. En el crecimiento postnatal, el tipo de alimentación contribuye a un desarrollo óptimo posterior del niño programando a corto y a largo plazo la salud”, subraya el especialista.

Actividad física a cualquier edad

Los datos oficiales cifran en más de un 10% los niños españoles entre 5 y 14 años que no realizan ejercicio físico, cifra que se eleva al 50% en los adolescentes y que se incrementa aún más en la población adulta. Frente a ello, los especialistas aconsejan que, hasta los 5 años, se estimule a los niños mediante juegos de motricidad, con la familia y niños de su edad. “A partir de los 5 años el ejercicio se puede realizar de una manera más estructurada, iniciándose en actividades deportivas y ejercicio en equipo… Con al menos una hora de actividad de intensidad moderada-alta a la semana y varios ejercicios de juego en el caso de los niños sanos”, subrayan.

En el adulto, la OMS recomienda un mínimo de 150 minutos semanales de actividad física aeróbica de intensidad moderada, o bien 75 minutos de actividad física vigorosa. “Los beneficios crecen conforme aumentan los minutos, siendo también deseable combinar diferentes tipos de ejercicios y llegar incluso a las 5 horas semanales (combinando aeróbico y ejercicios de fuerza)”, explica José Antonio Casajús, quien es también Coordinador Nacional de la Iniciativa “Exercise is Medicine”.

Ambos especialistas inciden en la necesidad de incluir pautas alimenticias y recomendaciones de ejercicio físico –específico para cada tipo de patología y paciente-, dentro del tratamiento y terapéutica de cada enfermedad. “Para ello es necesario que no solo la población, sino también los profesionales sanitarios se conciencien de su importancia para la salud del paciente ante la evidencia científica con la que ya contamos”, concluyen.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *