Jordi Moreno siembra el pánico con ‘No te des la vuelta’

Tras quedar finalista en múltiples concursos literarios con algunos de sus microrrelatos, el escritor valenciano Jordi Moreno despega con la publicación de No te des la vuelta. El libro es un compendio de veintiocho microrrelatos y tres cuentos, todos ellos de terror y caracterizados por una mezcla de excelente narrativa y asombrosa creación de atmósferas. Este mes de octubre, se puso a la venta en la página de Entidae (editorial encargada de la publicación) y de Agapea. Sin duda, será un excelente compañero de aventuras para todo fan del género de cara a la tan cercana y esperada noche de Halloween.

En No te des la vuelta, tiene cabida todo tipo de terror: desde el más fantástico hasta el gore, pasando por historias clásicas de fantasmas y criaturas inhumanas. Los relatos transportarán al lector a las miniseries que emitían en la televisión los fines de semana por la noche en los años 90, cuando se podía disfrutar de grandes obras como Freddy Krueger o algunas adaptaciones de Stephen King. También le hará recordar la mítica serie de televisión basada en los libros de Pesadillas, tan famosos y adictivos, con sus laberintos, sus múltiples finales en algunos de ellos y esas imágenes potentes que permanecían en la mente el resto del día. Al igual que sucede con los relatos de Jordi: visuales, efectivas, inquietantes. El autor otorga una dimensión más compleja al terror pasando de una presentación aparentemente cotidiana a una escena que parece sacada del circo de los horrores. Perturba la tranquilidad del público, le mantiene con los ojos abiertos, casi sin pestañear, hasta que el corazón cabe en un puño.

Buenos días, Jordi. No te des la vuelta es tu primer libro publicado, una recopilación de microrrelatos tan turbadores como sorprendentes. ¿Qué tipo de terror tiene cabida en este libro?

Todo aquel que no puedo soportar ver cuando lo imagino. Mis historias son tremendamente visuales y directas; surgen desde el pánico absoluto a que alguna trama de mis relatos pueda ocurrir de verdad.

Si lo que imagino me sorprende a mí mismo o me parece que va demasiado lejos, tengo que escribirlo.

 

Los relatos parecen sacados directamente de nuestras pesadillas. ¿Cuál es tu principal fuente de inspiración?

Me encanta pasear de noche a la orilla del mar y observar el oscuro horizonte. Me ayuda a limpiar la mirada y a concentrar mi mente en nuevas historias.

Durante mi niñez y adolescencia, he bebido mucho del cine de terror de los años setenta y ochenta, y de la literatura de los más grandes, como Poe, Lovecraft, Stephen King… Sin olvidar las geniales adaptaciones del género creadas por el gran Narciso Ibáñez Serrador y mi mayor inspiración literaria a la hora de encontrar mi propio estilo: el inigualable Richard Matheson.

 

¿Alguno de los relatos te dio escalofríos incluso a ti mismo mientras lo escribías? ¿Cuál es más especial?

Por supuesto. Para mí, esa sensación es fundamental; debo sentir el miedo que producen los relatos que escribo. Algunas veces, me ha costado cruzar el pasillo para llegar a mi habitación después de terminar uno de ellos.

Es una pregunta tremendamente difícil, ya que por todos he sentido algo muy especial. Pero, si debo decantarme por uno, seguramente diría el de En su lugar. Está contado en primera persona y me gustó muchísimo el resultado final por el ritmo narrativo, nervioso y enfermizo que creé en el personaje.

 

Por un lado, escribir una historia de terror es sencillo, ya que se han hecho tantísimos productos del género que las estructuras y las situaciones efectistas están establecidas; pero, por otro lado, precisamente porque hay tanto, resulta difícil construir algo nuevo e impresionar. ¿Cuáles son las claves del éxito? ¿Cómo darle un aire diferente al género?

No creo que existan claves para conseguir que funcione un libro. En el caso del terror, creo que la dificultad aumenta considerablemente respecto a otro tipo de temática. Siempre se intenta huir de los clichés y constantemente se utilizan para forzar atmósferas incómodas, es muy fácil caer en la repetición.

Creo que estaría en un error si pretendiera darle un aire diferente. Lo que debería cambiar en el género, según mi opinión, es la forma en la que se narra el contenido. Si una idea es buena, pero no se le da la suficiente intensidad para atrapar al lector, se queda en una historia más.

 

¿Qué tienen tus relatos que no tenga cualquier otro libro del género?

Intento marcar mi estilo siendo original en mis obras e imprimiendo intensidad en cada párrafo para obligar al lector a quedarse leyendo hasta el final. También considero que tengo facilidad para crear atmósferas que envuelvan rápidamente a quienes se atrevan a adentrarse en ellas.

 

Algunos de los microrrelatos incluidos en No te des la vuelta han sido finalistas en distintos certámenes literarios. ¿Qué significó para ti este reconocimiento?

Significó el empujón definitivo para llevar a cabo una vocación dormida. El miedo siempre ha formado parte de mi ocio y crearlo para otras personas y ser reconocido me llenó por completo en aquel momento y me sigue ayudando a liberar en parte algunas de mis pesadillas.

 

¿Te gustaría vivir un suceso paranormal? ¿Cuál sería?

No me gustaría vivirlo, de hecho, no sé si ya lo he vivido o simplemente he estado cerca. Pero aquella experiencia me lo hizo pasar realmente mal.

 

¿Tu libro y tu película de terror favoritos?

Es muy complicado elegir entre dos obras, pero hay un libro y una película que retomo habitualmente con pasión: el libro: Pesadilla a 20.000 pies y otros relatos insólitos y terroríficos, de Richard Matheson, ya película: Al final de la escalera, de Peter Medak.

 

¿Recuerdas cuál fue la primera historia de terror que leíste?

Fue Carrie, de Stephen King. Y debo decir que es el único caso que me he encontrado en el que la película supera al libro a nivel terrorífico.

 

Ahora que No te des la vuelta está en el mercado, ¿en qué estás trabajando?

Tengo varios cuentos largos terminados y sigo trabajando en nuevas historias. También me está rondando la idea de escribir una novela, pero aún está todo en el aire.

Si algo tengo claro es que esto acaba de empezar y me muero de ganas por continuar.

 

Bio: Jordi Moreno es un escritor nacido en 1981 en Alcoy. Ha empezado su carrera publicando microrrelatos y en muy poco tiempo ha destacado con algunos como Vía Crucis, Abrázame o Promoción del 95, finalistas en diversos concursos.

Amante del buen terror, del buen humor, de la noche y del mar, con ellos obtiene gran parte de la inspiración que necesita. Siempre guarda tiempo para sus otras pasiones, como son el cine, la lectura e incluso el doblaje de voz.

Para Jordi, la definición de la palabra felicidad incluye sin duda, a las personas que le ayudan, empujan y animan a seguir por su camino. No concibe su vida sin la alegría y el cariño que le aportan su mujer y su hijo, y el apoyo incondicional que recibe de sus amigos.

Apasionado creador, espera siempre a que el ajetreo diario le dé un respiro para refugiarse en su despacho y dar rienda suelta a su imaginación. Cuando escribe, busca siempre divertirse y sorprenderse a sí mismo.

Jordi tiene un objetivo claro y se esfuerza a diario por conseguirlo, haciendo gala de la perseverancia que lo caracteriza. Quiere dedicarse a tiempo completo a su vocación, seguir creando con libertad y aportar al mundo algo memorable.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *