En España sólo un 30% de las empresas realizan formación para sus trabajadores

En España en el sector de la formación continua participan más de 470.000 empresas privadas, deduciendo parte de los costes de formación en los seguros sociales y facilitando el reciclaje profesional de casi 3.300.000 participantes. En este sistema formativo las empresas utilizan anualmente unos 580 millones de euros de los fondos disponibles para formación en el empleo.

El volumen de participantes que se incorporan a este modelo formativo estaba creciendo cada año en torno al 5%, pero a partir del año 2013 el incremento es sólo del 2%. La tasa de cobertura formativa de las empresas es del 30%, con un 56% de participantes hombres y un 44% mujeres.

Los cursos que se han impartido en los últimos años están relacionadas principalmente con las áreas de administración y gestión, seguridad y medio ambiente, Comercio y marketing, y otras materias transversales. Los contenidos principales son los de Prevención de Riesgos, Inglés, gestión comercial, higiene alimentaria e Informática.

Por otro lado, según los datos analizados por Aenoa y basados en la Encuesta de Población Activa, la tasa de paro de quienes sólo tienen estudios primarios es muy alta (37%), muy por encima de los que disponen de estudios superiores (14%). Además las estadísticas señalan que el 52% de los desempleados no han superado la educación secundaria.

En este sentido, y de un modo colateral, la formación continua es el instrumento con el que las empresas buscan mejorar las aptitudes y capacidades de sus empleados, por lo tanto es un factor que puede incrementar la competitividad de las empresas. Sin embargo, muchas de ellas, especialmente las micropymes, desconocen cómo pueden aprovechar estos sistemas de formación de carácter público, como es el caso de la formación bonificada, cuya financiación se obtienen de las cuotas que todas las sociedades pagan a la Seguridad Social.

Es decir, que el coste de esos cursos de formación lo bonifican las empresas a través de sus cuotas, sin embargo la demanda de formación por parte de empleados y empresarios de micropymes de España es tan sólo del 30 por ciento, frente al 50 por ciento de los trabajadores en Alemania o el 60 por ciento en los países nórdicos, según datos aportados por la entidad Aenoa Formación Continua.

En septiembre de 2015 el Ministerio de Empleo publicó la Ley de Formación Profesional para el Empleo 30/2015, que imponen algunas medidas como señalar que las modalidades formativas serán presenciales, teleformación y mixtas, eliminando la formación a distancia convencional. La normativa también indica que los cursos son impartidos por entidades externas formativas acreditadas o inscritas, las limitaciones en la contratación de la formación, disminución de los gastos de organización, aumento de la cofinanciación privada, o puesta en marcha de un cheque de formación.

Con la intención de situar a España a la altura de sus vecinos europeos, en el IX Congreso Nacional de Formación Continua que organiza AENOA durante los días 3 al 5 de marzo, se perfilan las nuevas líneas estratégicas para seguir creciendo. En dicho congreso, considerado el mayor punto de encuentro de proveedores de formación y empresas, se analizarán todas las novedades y cambios de la Formación Programada, análisis de la modalidad Elearning, los puntos críticos de la gestión de los Contratos de Formación, estrategias de rentabilidad para los Certificados de Profesionalidad, junto a las nuevas tendencias en el sector.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *