España, sexto país del mundo en libertad moral

La Fundación para el Avance de la Libertad ha publicado hoy la primera edición del Índice Mundial de Libertad Moral (WIMF, por sus siglas en inglés). Este índice, coordinado por Andreas Kohl y Juan Pina, viene a completar la visión de otros rankings internacionales que miden la libertad general o aspectos de la misma (libertad de prensa, libertad económica, etc.).

El estudio analiza el grado de libertad individual en la toma de decisiones relacionadas con los grandes debates morales de nuestro tiempo. Se valora una veintena de indicadores distribuidos en cinco categorías: libertad religiosa y separación entre religión y Estado, libertad en materia bioética, libertad en materia de drogas, libertad sexual y libertad en cuestiones de familia y género.

De los ciento sesenta países estudiados, sólo uno, Países Bajos, supera ligeramente los noventa puntos de este índice de cien, obteniendo la clasificación de “highest moral freedom”. Este país ha sido una fuerza motriz en el mundo al ser el primero en aprobar una política de libertad sobre ciertas drogas o sobre la prestación legal de servicios sexuales entre adultos, y fue también el primer país en aprobar el matrimonio entre personas del mismo sexo. Le siguen en la siguiente franja (“very high moral freedom”), de 80 a 90 puntos, tres únicos países: Uruguay, Portugal y la República Checa. De los países catalogados en la franja de “high moral freedom” (60 a 80 puntos), España es el segundo sólo por detrás de Bélgica, ocupando por tanto el sexto puesto del Índice en su conjunto. A continuación se encuentran Estados Unidos (país al que superamos por pocas décimas), Alemania y Canadá.

Las situaciones de más dramática falta de libertad moral se dan en los regímenes islamistas de la Península Arábiga y en otros como el sultanato de Brunei. En el furgón de cola del índice se encuentran los países catalogados como “very low moral freedom” que no alcanzan ni veinte puntos del total, entre ellos Irán, Iraq, Qatar, Yemen o Pakistán. Sin embargo, sólo Arabia Saudí cae en la última franja posible (“lowest moral freedom”) al no alcanzar ni diez puntos sobre cien. Hay que recordar la trágica situación de los presos de conciencia saudíes como Raif Badawi.

También se detecta una baja libertad moral en los regímenes totalitarios de orientación comunista que aún persisten, como Laos, Vietnam, Corea del Norte o China. Los países del antiguo bloque socialista y de la extinta URSS, salvo Estonia (que obtiene una alta puntuación), se encuentran generalmente entre la mitad y la parte inferior de la tabla, destacando la libertad moral “insuficiente” de Bielorrusia, el Cáucaso y buena parte de Asia Central. La propia Rusia apenas “aprueba el examen” obteniendo poco más de cincuenta puntos. Casi toda América Latina obtiene puntuaciones altas, en algunos casos incluso muy altas, salvo la región centroamericana.

Descargar el Índice Mundial de Libertad Moral (WIMF)

Sobre la Fundación
La Fundación para el Avance de la Libertad es un think tank orientado al impulso de la libertad individual tanto en sus aspectos sociales y políticos como en los de índole económica. La Fundación trabaja en causas como los derechos del contribuyente, la libertad en Internet, la economía colaborativa o la devolución de los servicios esenciales y del sistema de pensiones a la sociedad civil.
Para mayor información por favor escriban a: presidencia@fundalib.org

1 Comentario

  1. Ruyago

    Un buen dato sin duda

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *