¿Cuál es el gasto medio en un armario empotrado?

Desde el 2008 con el inicio de la crisis hemos visto como el gasto de los consumidores ha caído y, con él, los precios han bajado de forma generalizada. En unos sectores más que en otros. Desde que comenzó a caer el precio de la vivienda, también comenzó a verse afectado en el sector del mueble. Para conocer la realidad de estos cambios, desde Armariosempotrados.net se ha realizado un estudio basado en 176 consumidores y analizado sus gastos y preferencias. 88 personas que compraron un armario empotrado en 2008 y otros 88 lo han comprado en 2016.

En 2008, el gasto medio por armario empotrado fue de 1.523 €, en cambio durante este año 2016 el gasto medio no ha superado los 1.350 €. Si diferenciamos entre interior de armario y entre frente o puertas de armario el gasto medio del interior fue en 2008 de 739 € y en 2016 de 655 €. En cambio si especificamos la diferencia de gasto en la compra de las puertas de un armario en 2008 este fue de 783 € y, en este año, de 694 €. En conclusión, el gasto medio en un armario ha bajado desde 2008, justo antes del inicio de la crisis, a día de hoy un 12,8%.

Durante este tiempo, no sólo se ha visto afectado el gasto medio en los armarios a medida, sino también se han ido modificando las preferencias y acabados que han demandado los consumidores. Esto ha provocado un cambio en las tendencias y ofertas por parte de los fabricantes y tiendas, que han ido adaptándose a estos nuevos tiempos. Si bien en 2008 se demandaban en gran número armarios en acabado lacado o maderas barnizadas, durante estos ocho años la demanda se ha volcado sobre los laminados o melaminas, más económicos y resistentes que se adaptan mejor al presupuesto de nuestros bolsillos.

Aunque no hay mal que por bien no venga, los fabricantes conscientes de estos cambios en la demanda, han lanzado melaminas y laminados de última generación y mejor calidad que cada vez se diferencian menos de lacas y maderas naturales pero con un costo mucho menor. Así, otro ejemplo son los accesorios para interiores y vestidores, como los pantaloneros extraíbles, zapateros, corbateros, etc que han dejado de solicitarse como extras en armarios empotrados y esto ha provocado una bajada generalizada de los precios de estos accesorios que hoy pueden mejorar nuestros armarios a un coste muy razonable.

En definitiva, si bien el gasto medio en un armario empotrado ha bajado en estos últimos años, en contra de la tendencia general de subida esto ha provocado una reducción de los precios y un cambio en la oferta de acabados, nuevos y modernos, cambiando la tendencia y diseño de estos muebles y pudiendo añadirle accesorios y complementos que antes estaban al alcance de bolsillos más pudientes.

1 Comentario

  1. Leire SL

    Interesante!!!!
    La verdad es que es comprensible e incluso de agradecer que ya que muchos hemos visto reducida nuestras nóminas, este sector del mueble a medida se haya adaptado a las nuevas circunstancias para que podamos seguir accediendo a estos u otros productos.

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *