Rumanía se hace hueco entre los países con mayores oportunidades para las fintech

Al enumerar los lugares más prometedores del mundo para la creación de empresas de base tecnológica (startups) en el mundo financiero (fintech) no hay que dejar de lado a uno de los países con menos riqueza de la Unión Europea. Desde que Rumanía dejó atrás el comunismo no ha destacado precisamente por su riqueza. Sin embargo, tras adherirse a la Unión Europea en el 2007 y ahora es la segunda economía que más rápidamente está creciendo después de Irlanda.

Hay una gran cantidad de empresas rumanas que suponen una oportunidad para invertir en fintech. Es una forma de beneficiarse de estas empresas que desafían al sistema bancario tradicional. De acuerdo con Statista.com, un portal que monitoriza distintos sectores de actividad se prevé que el valor total de las transacciones en el mercado de las fintech pase de casi 3.400 euros en 2016 a los 7.000 euros en 2020, más del doble en cuatro años.

¿Por qué se produce este aumento? He aquí algunas razones
Crecimiento: Rumanía es una de las economías que más rápidamente está creciendo. Es el principal destino para externalizar los servicios tecnológicos (TIC) de las empresas de Europa Central y Oriental lo que ha propiciado este crecimiento de la economía. En esta nueva etapa las empresas que contratan empresas rumanas se centran más en la rentabilidad que en el bajo coste.

Centro de Innovación: El pasado turbulento del país, en cuanto a su economía, ha obligado a desarrollar una cultura emprendedora basada en la autosuficiencia que ha fortalecido el tejido empresarial del país convirtiéndolo en un importante centro de innovación en el corazón de Europa. Además, ha fundamentado todos sus esfuerzos en crecer de manera inteligente, sostenible e innovadora.

Centro tecnológico: De acuerdo con Forbes, Rumanía tiene una de las mayores densidades de trabajadores tecnológicos por lo que este país aspira a convertirse en capital tecnológica de Europa.

Talento: Rumanía dispone de una cantera de jóvenes con talento que dominan varios idiomas, entre ellos el inglés. Muchos de ellos han ganado experiencia en el desarrollo del software necesario para la creación de entidades bancarias europeas y norteamericanas.

Ciberseguridad: Hasta ahora los países de la Europa Oriental han estado más centrados en el desarrollo de herramientas de seguridad cibernética y el tratamiento de grandes cantidades de datos. Gracias a esto, se genera la confianza necesaria para la creación de fintechs.

Las empresas que tienen base tecnológica y son escalables como las startups o las fintech tienden a desarrollarse más rápidamente en este país. Mientras que la confianza de los inversores en Londres se ha puesto en entredicho y el coste de vivir en ciudades como Berlín o Barcelona se encarece cada día, Rumanía se erige como un gran competidor en el desarrollo de fintech. Foster Swiss ofrece asesoramiento en proyectos de internacionalización de empresas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *