Cómo elegir tarjetas microSD para obtener un buen rendimiento

Las tarjetas microSD tienen los días contados en la gama alta. Para desterrarlas han nacido las tarjetas UFS, comparables en rendimiento al almacenamiento interno de muchos terminales y hasta 5 veces más rápidas. Por ello, al operar en ellas no se produce una degradación tan grande de rendimiento. Aun así, a día de hoy, muchos terminales seguirán usando la ranura para tarjetas microSD, y es importante conocer qué modelos obtienen el mejor rendimiento si se pretende mover aplicaciones a ellas o fusionar el almacenamiento, como permite Android desde Marshmallow.

Además de los ya clásicos logos de las clases, de la 2 hasta la 10, que indican la velocidad mínima a la que una tarjeta microSD opera, la SD Association lanzó nuevas tarjetas cuyos logos indicaban mayor rendimiento de cara al nuevos formatos de vídeo en 360º, 4K y 8K, bajo la especificación de SD 5.0 y la promesa de alcanzar en su modelo más alto 90 MB/s como mínimo en la tasa de escritura.

Ahora ha lanzado las tarjetas microSD con Application Performance Class bajo SD 5.1, con la que acreditan que están preparadas para trabajar con aplicaciones degradando el rendimiento mucho menor o no haciéndolo. Los valores mínimos de las tarjetas de las tarjetas microSD A1, que es como se conocerán, tampoco deslumbran. Ofrecen un rendimiento secuencial de 10 MB/s, relativamente bajo a día de hoy, y 1500 operaciones por segundo en lectura y 500 operaciones por segundo en escritura.

Además de A1, la SD Association afirma que, dadas las exigentes necesidades del mercado en este respecto, lanzará tarjetas con el logo de Application Performance Class que aseguren valores mínimos más altos. Si tradicionalmente han sido las clases, ahora quizá lleguen las A2 o A3. No quiere decir, sin embargo, que las que contengan el logo A1 sean de baja calidad, simplemente aseguran un mínimo. Es lo mismo que ha ocurrido con las clases, hay modelos de clase 6 mejores que algunos con clase 10.

El contenido de este comunicado fue publicado originalmente en la página web de Hipertextual

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *