Bachillerato Internacional, una educación con salidas laborales

  • Las habilidades que adquieren los alumnos a lo largo de su formación internacional son esenciales para desarrollar su carrera profesional en el futuro mercado laboral
  • Los alumnos que cursan el Bachillerato Internacional tienen el doble de posibilidades de continuar sus estudios en las mejores universidades del mundo, según indican diversos estudios de comparativas realizados al respecto
  • Desde 1997 TutorAsap ofrece la posibilidad de recibir clases de apoyo presenciales a aquellos alumnos que cursan Bachillerato Internacional y ha triplicado sus alumnos españoles en menos de 3 años

Los constantes cambios de gobierno han hecho que, según los expertos, en España la educación sea uno de los temas pendientes de mejora. Si bien es cierto que según el último informe de PISA, los niveles de conocimiento de materias como matemáticas, lectura y ciencia, nos sitúan en la media europea, por delante de países como Luxemburgo, Suecia o Italia (aunque estos datos varían en función de las Comunidades Autonómicas), la otra cara deja datos desalentadores en lo que al abandono escolar se refiere (la tasa se sitúa en el 24%). Está claro que algo podría estar fallando y el cambio debería ser inmediato y una prioridad para las Administraciones Públicas encargadas de tratar este tema que juega con el futuro laboral, profesional y, por supuesto, personal, de nuestros hijos.

Por esta razón, optar por una educación de calidad y de futuro es esencial a la hora de escoger el centro escolar de los hijos. Una educación gracias a la cual no sólo adquieran los conocimientos que se consideran necesarios según el currículo escolar de cada Comunidad Autónoma, sino que les dote de unas herramientas que les sirvan a lo largo de toda su etapa escolar y gracias a las cuales puedan desenvolverse en el futuro durante el desarrollo de su carrera personal que, de algún modo, también marcará su desarrollo personal.

En este sentido, los expertos en materia de educación para un futuro mejor consideran que ha de cambiarse el modo educativo, realizar una revolución en las aulas y conseguir alumnos que sean autocríticos, que sepan desenvolverse en ámbitos cambiantes, con grandes dotes de comunicación y empatía, y entusiasmados por seguir aprendiendo cada día. Una educación donde las emociones formen parte de sus pilares básicos porque está demostrado que si un alumno está motivado siempre aprenderá más, sentirá más curiosidad por ampliar su formación y será capaz de adaptarse a los cambios sin problemas. Un punto, este último, esencial teniendo en cuenta que lo que vivimos en una sociedad que evoluciona a un ritmo vertiginoso.

Alumnos españoles de IB, por encima de la media
A finales de los años 60, un nutrido grupo de profesores de la International School of Geneva puso en marcha el Bachillerato Internacional (IB). El mismo se puede cursar hoy en día se puede cursar en 95 centros de España (está presente en todas las Comunidades Autónomas salvo en Extremadura y en las ciudades autonómicas de Ceuta y Melilla) y en él sólo se encuentran profesores motivados, que transmiten este sentimiento a sus alumnos, consiguiendo que sean los más valorados por las mejores universidades de todo el mundo a la que tienen acceso por encima de la media de alumnos que estudian en otro tipo de centros privados y públicos de España.

Si antes hablábamos de datos poco alentadores en cuanto a la educación española y la media con respecto a otros países del mundo, los números cambian radicalmente si nos referimos a alumnos que cursan Bachillerato Internacional. Niños que pueden comenzar este tipo de formación a partir de los 3 años y que llegados al Bachillerato se encuentran 3.73 puntos por encima de la media de aprobados a nivel mundial en lo que a los exigentes exámenes del IB se refiere. Un tipo de Bachillerato que también está reconocido en España (algo que antes no lo estaba) y que permite que estos alumnos puedan continuar sus estudios superiores dentro y fuera de nuestras fronteras, muchos de los cuales y gracias a sus notas, pueden optar a importantes becas.

Un Bachillerato basado en tres pilares fundamentales para una educación de calidad: fomentar la creatividad y el compromiso con su sociedad, desarrollar una mentalidad global del mundo y fomentar en ellos la curiosidad. Son alumnos que se hacen preguntas, aprenden investigación y siempre tienen una mentalidad positiva y nuevos retos que los mantiene altamente motivados, logrando así grandes resultados.

Además, en España, estos alumnos cuentan con un apoyo importante fuera del aula (cabe recordar que los profesionales de la educación apuestan por el refuerzo fuera del aula siempre que el alumno lo necesite) que brinda TutorAsap, el único centro en España que ofrece tutorías online y presenciales con profesores especializados en las diferentes materias que se imparten en el Bachillerato Internacional y que han pasado por un exhaustivo proceso de selección.

Más información en: http://tutorasap.es/

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *