vente-privee lanza una colección cápsula en homenaje al 'little black dress'

Según un estudio de vente-privee, para 7 de cada 10 mujeres el ‘vestido corto negro’ es una prenda clave en todo fondo de armario. Además, Nochevieja es la celebración favorita de casi 1 de cada 4 y Nochebuena, para el 30%. Es por ello que esta colección llega en el mejor momento del año, ya que el 60% de las españolas planifican con antelación sus looks navideños y compran alguna prenda para estrenar en las celebraciones. Además, ante la pregunta de qué pensaban lucir, casi el 40% de las españolas indicaba que van a apostar por un vestido tipo cóctel para estas fiestas. El negro es habitualmente uno de los colores estrella de la Navidad por lo que seguramente el LBD se imponga también estas fiestas.

Es por ello que, con el objetivo de inspirar los mejores looks para estas fiestas, vente-privee, creadora y líder mundial del concepto de ventas flash, ha lanzado una colección especial junto a nueve firmas de moda que han diseñado su versión de esta icónica prenda: Victorio & Lucchino, Javier Simorra, Poête, Angel Schlesser, BDBA, SMASH, Savage Culture, Pepa Loves y Trucco.

Un poco de historia del ‘LBD’
Larga vida al ‘little black dress’, reza el dicho. Una prenda básica en el armario femenino desde que la popularizara la diseñadora Coco Chanel en los años 20 cuando su uso se reservaba sólo para el luto o como uniforme para los sirvientes.

“Yo impuse el negro. Todavía es un color fuerte hoy en día. El negro arrasa con todo lo que hay a su alrededor”― Coco Chanel

Chanel, siempre en contra de los convencionalismos, asistió a una función de teatro con una creación propia, un vestido negro que le llegaba por debajo de la rodilla, mientras que lo común era que las mujeres de sociedad vistieran en tonos claros y pasteles. Su transgresora propuesta fue un éxito, y se convirtió en reflejo del deseo de modernizarse de las mujeres de posguerra. Ya en los años 30 se convertía en la prenda fetiche de las mujeres para salir y lucir elegantes.

“Puedes llevar negro a cualquier hora del día o de la noche, a cualquier edad y en cualquier ocasión. Un vestido negro es la cosa más esencial en el armario de una mujer”. ― Christian Dior

A raíz de aquello la industria y la sociedad se rindieron al ‘little black dress’ o LBD, convirtiéndolo en todo un icono cuyo reinado perdura a día de hoy en los armarios. La industria de la moda dio el pistoletazo de salida cuando en 1926, en el número de octubre de Vogue USA, aparece por primera vez un boceto de un Little Black Dress firmado por Coco Chanel. El impacto se consolida en 1961 con Audrey Hepburn siendo filmada para la posteridad con un vestido negro de Hubert de Givenchy frente al escaparate de la joyería Tiffany’s en la película Desayuno con diamantes. Tan innegable es la influencia social de esta pequeña prenda que en 2012 el SCAD Museum de Georgia le dedica una exposición comisariada por André Leon Talley y patrocinada por M·A·C. En ella se muestran ochenta

“One is never over-dressed or underdressed with a Little Black Dress”. ― Karl Lagerfeld

LBDs que recogen la evolución de la moda desde los años veinte y hasta la actualidad de diseñadores como Balenciaga, Zac Posen, Tom Ford, Diane Von Furstenberg, Prada o Stella McCartney. Actualmente existe incluso una tienda en París llamada ‘Le Petite Robe Noir’ creada por Didier Ludot y dedicada en exclusiva a la venta de esta prenda.

“Para mí, diseñar un Little Black Dress es tratar de expresar en un simple y banal objeto la gran complejidad de las mujeres, de la estética y del presente”. ― Miuccia Prada.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *