Caligrama reedita la saga ‘Draconangelus’, de la autora Keka Dilano

La escritora madrileña Keka Dilano comenzó su carrera literaria en 2013, cuando autopublicó la novela erótica La maleta ardiente de Luna Beltrán y las dos primeras partes de Draconangelus, la trilogía fantástica que recientemente ha sido reeditada por Caligrama. Aunque habrá que esperar hasta 2018 para conocer el desenlace, Draconangelus I: Igoli ya se encuentra a la venta y promete grandes e inesperados giros que encandilarán a cualquier adepto al género. De hecho, Igoli ha comenzado a abrirse paso con fuerza y los que lo han leído no dudan en otorgarle las puntuaciones más altas.

La vida de la joven Angie cambia con la repentina muerte de sus padres. A partir de ese momento, empieza a descubrir cosas que le harán cuestionarse si su familia le ocultaba algún secreto. Con la ayuda de William, jefe de escala en el aeropuerto de Nairobi (Kenia), y de Raffaele, amigo de su hermano Michael, irá desentrañando los misterios que la rodean. Angie se verá así inmersa en sus vidas: el increíble mundo para el que Raffaele está predestinado como ángel custodio y el de la estirpe draconiana a la que pertenece William, que le convierte en guardián de las almas de los ángeles tras el final de su existencia terrenal. Quedará atrapada entre el amor que sienten por ella esos dos hombres y hará de nexo entre ambos para aunar sus poderes y luchar contra las fuerzas oscuras que acechan a su hermano y futuro arcángel, Michael.

En la novela, vemos la evolución de Angie junto con los secretos que va destapando. A pesar de su juventud, es una mujer de mundo, resuelta, independiente y madura que desde el momento en el que se entera del fallecimiento de sus padres tiene que tomar las riendas para poder trasladar sus cuerpos desde Kenia hasta Canadá. Ese viaje será determinante para que ella descubra que hay mundos paralelos al suyo.

El punto central de esta primera parte de la saga Draconangelus son los ángeles, encarnados en las personas más cercanas a la protagonista. En la literatura y la producción audiovisual, estos seres alados se presentan en infinidad de ocasiones en otra realidad: o bien bajan del cielo o bien hablan con el protagonista sin que nadie más pueda verlos. No obstante, aquí no hay esa clara separación de mundos o dimensiones, sino que los ángeles (y las diferentes criaturas) forman parte de la vida humana y terrenal. Este es uno de los encantos de la novela, pues casi siempre los ángeles parecen seres desprovistos de sentimientos, preocupaciones y temores que, simplemente, atienden a una misión. Pero en Draconangelus I: Igoli la autora les otorga una naturaleza especial, un perfil más real. Todos comparten con nosotros aquellos rasgos que nos hacen humanos. La historia cobra, por tanto, un mayor grado de verosimilitud, haciendo que lo imposible sea creíble.

Siempre me han gustado las historias que te sumergen en una época real donde seres sobrenaturales, mágicos o legendarios pueden estar camuflados entre nosotros. Desde pequeña, me fascinó Drácula, sobre todo la versión cinematográfica de Coppola, donde se veía el lado sentimental del monstruo.

Keka Dilano propone a los lectores un punto de vista diferente, una forma distinta y renovada en vez la típica novela encorsetada en las tendencias. Las historias sobre seres fantásticos y romances que más se repiten en la actualidad son las que tratan sobre vampiros o sobre vampiros y hombres lobo. Basta echar un vistazo a la literatura más reciente, donde se encuentran sagas de éxito como True Blood, Crepúsculo o Crónicas Vampíricas. Sin embargo, la introducción de dragones no es tan usual, al menos, no en forma humana. Los dragones son criaturas mitológicas a las que, a menudo, se recurre en la ficción, pero, por lo general, se les encuadra dentro de la novela de aventuras. Algunos ejemplos son Eragon o Ala de dragón, sin olvidar su protagonismo en series como Juego de tronos.

En Draconangelus, en cambio, la autora ha rescatado a estos maravillosos seres para proporcionarles un cuerpo y una psicología humanos, lo cual rompe con la línea general más actual de la literatura fantástica. Se nota su intención y su esfuerzo por ofrecer al público un sabor nuevo, algo disímil que, sin dejar de lado esa seductora mezcla entre fantasía y amor, le descubra un mundo lleno de posibilidades.

Como contrapunto a los ángeles, estuve dándole vueltas a algún otro ser sobrenatural al que poder humanizar y que aún no hubiera sido tratado de ese modo en literatura.

La publicación de la segunda parte de Draconangelus, está prevista para abril de 2018, pero Igoli ya puede adquirirse a través de la editorial Caligrama, Amazon y la web de Casa del Libro, entre otras plataformas. Sobre el futuro, Keka Dilano adelanta:

Debido a la reedición de estos dos primeros libros de la saga y la que será la primera publicación de la última parte de la trilogía, tuve que dejar aparcadas las ochenta primeras páginas que ya tengo escritas de mi siguiente libro, que sigue un poco la línea de El secreto de Boommarang, el cual autopubliqué en Amazon en 2014. En esta nueva novela, los protagonistas y amantes también son dos chicos, por lo que habrá un alto grado de erotismo, solo que, en vez de rozar el género de la novela negra como en Boommarang, tenderá a irse hacia un lado más paranormal de la cuenta y… hasta aquí puedo leer.

 

Biografía:

Keka Dilano nació en Madrid (España) en 1969. Entre sus obras, destaca la saga de fantasía paranormal Draconangelus, cuyas dos primeras partes fueron autopublicadas en 2013. En la actualidad, dicha saga ha sido reeditada por Caligrama: Igoli, el primer libro, ya se encuentra a la venta; Guardianes de almas eternas saldrá en abril de 2018 y, en el mismo año, verá la luz la tercera entrega, inédita hasta el momento. También ha escrito novelas eróticas como La maleta ardiente de Luna Beltrán (2013) y El secreto de Boommarang (2014), ambas publicadas en Amazon en formato impreso y digital. Keka Dilano, además, colabora en la revista trimestral Aire de la Sierra (Madrid) y en diversos catálogos de pintores para la inauguración de sus obras; entre otros, Enric Bardera (Figueres. 2015. Exposición Tupper-sex). Sin olvidar los reconocimientos que lleva a sus espaldas, pues ha sido seleccionada y finalista en diversos concursos literarios, como el II Certamen Artgerust de Microrrelato Erótico-Romántico.

Web de la autora: http://www.kdilano.com/

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *