Mujer y salud bucodental: las afecciones más habituales en las diferentes etapas de su desarrollo

Con motivo del Día de la Salud Bucodental y tras la reciente celebración del Día de la Mujer, Clínica Curull, centro privado de referencia en odontología avanzada, quiere poner de manifiesto la importante relación que existe entre las diferentes etapas del desarrollo de la mujer y la salud de sus dientes y encías. Una correlación tan directa en la que los cambios hormonales son determinantes, hasta el punto de que 1 de cada 5 partos prematuros pueden atribuirse a una mala salud bucodental materna.

“Aunque los cambios hormonales, en especial los que se refieren a los niveles de estrógenos y progesterona, no son el principal origen ni la causa directa de las enfermedades periodontales, está comprobado que afectan a su desarrollo, si ya existen con anterioridad, provocando un agravamiento de las afecciones ya existentes”, explica la Dra. Curull de Clínica Curull. Por este motivo, en aquellos momentos o etapas del desarrollo y de la vida de las mujeres en los que hay modificaciones hormonales como pueden ser la pubertad, la edad fértil, el embarazo o la menopausia, deben prestar una especial atención a su salud bucodental.

Afecciones que se suelen manifestar con la aparición de aftas o llagas en el interior de la mejilla, la lengua, el paladar o la garganta; inflamación de las encías; sequedad en la boca (xerostomia); enfermedad periodontal o piorrea; o alteración del sentido del gusto, entre otras, que deben ser vigiladas en cada diferente etapa de la vida de la mujer por un especialista.

La Salud Bucodental en las diferentes etapas del desarrollo de la mujer
Pubertad.
“Aunque la salud y el cuidado bucodental debe comenzar en la infancia, al llegar a la adolescencia es muy problable que se empiecen a mostrar los primeros signos de la llamada gingivitis puberal, con el enrojecimiento, inflamación y un leve sangrado de las encías”, explica la Dra. Conchita Curull de Clínica Curull. La causa no es otra que el incremento de las hormonas sexuales, estrógenos y progesterona, que se produce a esta edad, y que siempre viene acompañado de un aumento de la circulación sanguínea en las encías que favorece una respuesta inflamatoria a la acción de las bacterias. “Es una situación transitoria y reversible, pero para controlarla conviene mantener unas medidas de higiene bucal eficaces, la eliminación de la placa bacteriana si fuese necesario mediante limpiezas y realizar controles periódicos con el especialista”, apunta la Dra Curull como el tratamiento más adecuado.

Situación transitoria y reversible, pero en algunos casos y de forma ocasional durante la Edad Fértil algunas mujeres presentan la también denominada gingivitis menstrual que se manifiesta con una inflamación de las encías de un característico color rojo, además de llagas en la cavidad bucal o herpes labiales. Suele aparecer unos días antes de iniciarse la menstruación y desaparece una vez que ha comenzado. Además, comenta la Dra. Curull, “estos síntomas también pueden aparecer en el caso de las mujeres que utilicen anticonceptivos orales o se sometan a tratamientos de fertilidad ya que no hay que olvidar que en ambos casos se ven afectados los niveles de hormonas en el organismo”.

Circunstacia que se vuelve especialmente sensible durante el Embarazo y a la que hay que prestar aún más si cabe atención. Hasta el 18% de los nacimientos prematuros, casi 1 de cada 5, son atribuibles a un deficiente estado periodontal materno por lo que debe ser considerado como un importante factor de riesgo. La inflamación de las encías genera la secreción de determinadas sustancias que pueden inducir la generación de contracciones en el útero. Además, siempre hay que tener en cuenta que los cambios hormonales durante el embarazo pueden hacer aumentar la predisposición natural a padecer gingivitis, periodontitis o piorrea por lo que las revisiones dentales deben ser, por tanto, más frecuentes durante este periodo. Otras afecciones relacionadas con la gestación son el agrandamiento de las encías, conocida épulis del embarazo que sangran con facilidad, la movilidad dental y relacionado con la comida entre horas, una mayor tendencia a padecer caries.

Menopausia: “Como comentábamos anteriormente, unos niveles hormonales correctos tienen un papel protector sobre la salud de las encías”, recuerda la Dra. Curull de Clínica Curull. Así, al reducirse durante esta etapa tanto los niveles de estrógenos que tenían un efecto antiinflamatorio, como los de progesterona que trae como consecuencia una disminución de la densidad ósea, puede verse afectada la salud de dientes y encías. Aunque no está comprobada la incidencia de la osteoporosis en las afecciones periodontales, los medicamentos para su tratamiento si pueden afectar. Por otra parte, durante la menopausia, además, puede dar lugar a una mayor sequedad bucal que favorece la acumulación de placa y la inflamación (gingivitis atrófica o gingivoestomatitis postmenopaúsica).

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *