Más del 50% de las transfusiones en las intervenciones quirúrgicas son evitables, como se ha manifestado en los premios MAPBM-Vifor

La transfusión de sangre innecesaria o evitable es frecuente y tiene una importante repercusión en la evolución clínica del paciente. De hecho, los pacientes transfundidos tienen una peor evolución posoperatoria y mayor mortalidad. Situación ante la que la Organización Mundial de la Salud (OMS), viendo las desventajas clínicas, económicas y logísticas de la transfusión, promueve desde 2010 el desarrollo de programas multidisciplinares, conocidos genéricamente como Patient Blood Management, que buscan mejorar la evolución clínica del paciente sin transfundir más bolsas de sangre que las estrictamente necesarias.

Para lograrlo, en nuestro país está en marcha desde 2014 el Proyecto MAPBM (Maturity Assessment Model in Patient Blood Management) con el objetivo de proporcionar a los hospitales herramientas y protocolos para conseguirlo.

Y hoy, en el marco de la reunión anual de los hospitales Maturity Assessment Model in Patient Blood Management (MABPM), Madrid ha acogido la celebración de los Premios MAPBM-Vifor. El acto ha contado con la presencia de los directivos y líderes clínicos de los centros hospitalarios participantes en este modelo de evaluación. Todos los hospitales españoles adheridos actualmente al proyecto, un total de 35, han optado a los galardones.

En esta primera edición, se han concedido tres premios para los mejores hospitales en las tres categorías establecidas:

  • Premio: Hospital sin Cirugía Cardiaca con mejores resultados en el índice MAPBM

Consorci Corporació Sanitària Parc Taulí de Sabadell

  • Premio: Hospital con Cirugía Cardiaca con mejores resultados en el índice MAPBM

Hospital Clínico Universitario de Valladolid

  • Premio: Hospital con mayor incremento anual en el índice MAPBM

Hospital de Dénia (Marina Salud)

Los tres Hospitales premiados han agradecido este reconocimiento porque como todos han remarcado, “las ventajas que ha supuesto la implantación del PBM nos ha exigido un notable esfuerzo organizativo, de protocolización y operativo que no hubiera sido posible sin la implicación de todos los profesionales del centro y de la propia Dirección de los mismos”.

El jurado ha evaluado y reconocido un grupo de indicadores MAPBM que permiten evaluar el nivel de madurez en prácticas de Manejo de Sangre del Paciente (Patient Blood Management o PBM, en sus siglas en inglés) de un centro. Se trata de indicadores objetivos de estructura, procesos y resultados, que miden la madurez y mejora de la gestión clínica en el ámbito quirúrgico. Y los premiados son los que, según los resultados obtenidos en 2017, presentan los mejores índices de calidad en sus intervenciones quirúrgicas.

Los resultados constatan que la optimización de la gestión de las transfusiones de sangre en procesos quirúrgicos mejora el posoperatorio y reduce la mortalidad. Como ha remarcado la doctora Elvira Bisbe, directora y coordinadora del Proyecto MABPM y anestesióloga del Hospital del Mar de Barcelona, la transfusión sanguínea es uno de los tratamientos más sobre utilizados en medicina moderna y esto se asocia a complicaciones potenciales, sobre todo de infección intrahospitalaria, que empeoran la evolución del paciente, alargan la estancia e incluso incrementan la mortalidad en ciertos subgrupos. “Por tanto, es necesario optimizar la gestión de las transfusiones de sangre en los procesos quirúrgicos y adecuando la práctica clínica pueden obtenerse muy buenos resultados”.

Hospitales galardonados
Los Hospitales premiados han sido valorados en base a los criterios que establece el propio modelo de evaluación MAPBM que permiten ver el grado de integración de las estrategias PBM en sus procesos asistenciales y los resultados obtenidos en seguridad y eficiencia. En concreto, se han tenido en cuenta los siguientes parámetros: estructurales (organización, formación y sistemas de información), procesos (optimización del volumen sanguíneo, minimización de la hemorragia, optimización de la tolerancia a la anemia) y resultados (índice transfusional, complicaciones, mortalidad, estancia, reingresos a 30 días) ajustados por casuística, sexo, edad y comorbilidades).

En palabras de la doctora Marta Barquero, anestesióloga del Hospital Parc Taulí de Sabadell y líder clínico del Programa MAPBM en este centro, adherido al proyecto en 2016, “este premio afianza nuestra convicción de que el esfuerzo que estamos realizando vale la pena porque los resultados que hemos obtenido han sido muy satisfactorios, lo cual quiere decir que nuestros pacientes se están beneficiando de nuestras estrategias, objetivo último del PBM. Así, en el último año se ha consolidado un grupo de trabajo PBM multidisciplinar, con capacidad para llegar a la gran mayoría de especialidades médicas y quirúrgicas del hospital. Al mismo tiempo, a nivel asistencial, entre otras cosas, se han creado circuitos nuevos de optimización, de modo que hemos incorporado especialidades nuevas al programa PBM (urología, ginecología oncológica) y se han mejorado los circuitos ya existentes, mejorando los tiempos y aumentando los parámetros analíticos solicitados”.

Por su parte, la doctora Nuria Ruiz, especialista en Anestesiología y Reanimación, líder clínico del Programa MAPBM en el Hospital Clínico Universitario de Valladolid, ha explicado que, “desde que nos adherimos en 2016 a este proyecto hemos logrado grandes avances en la adecuación de la práctica transfusional. Nos ha ayudado a identificar nuestras debilidades y así nuestros esfuerzos se han orientado fundamentalmente a: la corrección de anemia preoperatoria, la utilización de antifibrinolíticos y la adecuación del umbral transfusional. Y los resultados han sido muy alentadores. Por ejemplo, hemos descendido nuestro umbral transfusional en un punto de hemoglobina y las transfusiones de bolsas de sangre de una en una, y no de dos en dos como era habitual, han pasado del 37% en 2015 a más del 85% en 2016. Además, nuestra tasa transfusional se ha reducido un 32% en artroplastias de cadera y un 39% en cirugía laparoscópica de cáncer colorrectal”.

En la misma línea, la doctora Ana Abad, especialista en Hematología y Hemoterapia, responsable del Servicio de Transfusión y líder clínico del Programa MAPBM en el Hospital de Dénia, integrante del mismo desde 2015, ha comentado que, “este modelo nos ha permitido reducir la tasa de transfusión en los procedimientos seleccionados de forma segura y eficiente, lo que se deriva tanto en una mejor atención al paciente como en una reducción de los gastos hospitalarios. Nuestro hospital aspira a ser una unidad de medicina sin sangre alcanzando la excelencia en la práctica transfusional y este proyecto es una herramienta determinante para la consecución de este objetivo”. Por ello, esta especialista está segura de que el número de hospitales que se van a adherir al proyecto va a ir en aumento, “convirtiéndose en una herramienta imprescindible para poder conocer de forma fiel el nivel de madurez de cualquier hospital en sus prácticas transfusionales, así como para poder implantar estrategias de mejora en este sentido. Detectar en que fallamos, en que podemos de mejorar y conocer qué medidas debemos de implantar para evitar transfusiones innecesarias”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *