¿Necesito un abogado para el divorcio?

Asumir que un matrimonio ha fracasado y llegar a la conclusión de que la mejor solución es el divorcio no resultará sencillo. Es una decisión complicada en la que intervendrán muchos factores emocionales, sobre todo cuando hay hijos de por medio. La mejor alternativa en esta situación será contratar un bufete de abogados especializados en esta materia, es el caso de eficacia legal. Aunque la separación sea de mutuo acuerdo y la relación sea buena, en estos casos siempre es recomendable contar con asesoramiento legal para estar seguros de que no se vulneran todos nuestros derechos.

Generalmente, este proceso llega tras años de convivencia y relación con la otra persona. Momentos que dan paso a un largo trámite legal en el que se disuelve el enlace matrimonial y reparten todos los bienes y responsabilidades comunes. Es un proceso complicado y doloroso en el que ambas partes deben ponerse de acuerdo sobre las decisiones más justas.

Antes de elegir un letrado para que te represente debes considerar qué tipo de divorcio quieres tener. No siempre es posible, pero la mejor opción siempre será una ruptura de mutuo acuerdo y amistosa. Hay temas importantes que será necesario gestionar como la custodia de los hijos, pero en general el reparto de bienes y demás materias dependerá de forma exclusiva de la pareja que está poniendo fin al matrimonio.

El reparto de bienes dependerá en gran medida del régimen económico en el que se haya llevado a cabo el matrimonio. Si el régimen es de gananciales resultará más complejo que si hay separación de bienes o régimen de participación. A pesar de lo complicado de la ruptura, llegar a un entendimiento puede simplificar el trámite. Los divorcios de mutuo acuerdo son más económicos que aquello que terminan en una rivalidad directa. Sin embargo, no siempre es posible y, en muchos casos, va a depender de la causa que haya provocado el distanciamiento marital hasta tomar la decisión de divorciarse.

Aunque haya acuerdo entre las partes, es importante contar con el asesoramiento legal de un letrado para que el defendido tenga garantías de que se respetan sus intereses. Aunque es cierto que siempre es más recomendable llegar a un acuerdo que enfrentarse a un largo proceso judicial.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *