Neotel presenta las 5 razones para instalar una centralita virtual en una PYME

La idea es que si el autónomo necesita desplazarse a menudo, podrá ofrecer a sus clientes un teléfono fijo al que llamar y dar la sensación de que se encuentra en el despacho, mientras la centralita le redirige todas las llamadas. Además, puede realizar todas las llamadas que desee desde la centralita sin necesidad de estar en la oficina, incluso estando en el extranjero. Con el ahorro que supone además en la facturación de las llamadas.

Las centralitas virtuales se han convertido en una de las mejores opciones para gestionar las llamadas telefónicas de una empresa. Muy recomendables para las pymes y autónomos, ya que suponen un gran ahorro. Y es que para ello, no es necesario invertir en equipamiento ni en ningún tipo de software adicional. Con el añadido de que el consumo puede adaptarse perfectamente a las necesidades concretas de cada compañía. La cuestión es que la mayor parte de las pymes siguen recurriendo a la instalación de centralitas telefónicas tradicionales, sin saber que las centralitas virtuales son mucho más económicas, tanto en instalación como en mantenimiento y en coste de llamadas.

1. Control sobre la centralita y sobre el teléfono
Los empresarios pueden hacer los cambios ellos mismos a través de Internet de una manera cómoda, rápida y sencilla. Ya no es necesario contratar a un técnico cada vez que se quiera realizar un cambio.

2. No más llamadas perdidas
Con una centralita virtual, la cantidad de llamadas que se pierden se reduce considerablemente. Si un potencial cliente llama a la empresa y nadie coge el teléfono, es probable que no vuelva a hacerlo a menos que esté muy interesado, por lo que se terminará perdiendo la venta. Con esta herramienta las empresas pueden tener más clientes y mantenerlos a la espera hasta que una línea quede libre.

3. Flexibilidad para crecer
Las centralitas virtuales permiten hacer cambios en el funcionamiento siempre que se necesite, haciéndolo al mismo ritmo que crece la empresa. De esta forma, las pymes pueden disfrutar de un servicio que se ajusta perfectamente al cambiante ambiente de trabajo de la compañía.

4. Ahorro de dinero
Una de las mayores preocupaciones de los pequeños empresarios es el coste que deben hacer en comunicaciones. Las centralitas virtuales ayudan a reducir el gasto tanto inicial como mensual. A diferencia de las centralitas analógicas, la instalación no requiere de una gran inversión al principio y las cuotas mensuales y de mantenimiento son más baratas.

5. Imagen corporativa
Uno de los principales motivos para contratar una centralita virtual es la de dar una imagen más profesional de la empresa, como si se tratase de una empresa más grande. Para muchas empresas, el contacto telefónico juega un importante papel en las ventas, por lo que es fundamental cuidar hasta el más mínimo detalle. Mientras el cliente está a la espera, la centralita virtual permite poner un mensaje o una canción, lo que sin duda ayuda a mejorar la imagen.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *