El Colegio de Enfermería de Gipuzkoa se suma a la campaña "Coche sin humo"

El Colegio Oficial de Enfermería de Gipuzkoa (COEGI) se ha sumado a la campaña “Coche sin humo. Protégelos” lanzada recientemente por el Consejo General de Enfermería. El principal objetivo de esta campaña es concienciar a la ciudadanía para que no fumen en sus vehículos y, no únicamente cuando estén delante niños, sino también en su ausencia ya que las sustancias nocivas presentes en el humo del tabaco quedan retenidas en la superficie y siguen actuando durante semanas aunque ya no se fume.

La campaña a la que se suma el COEGI se dirige a niños de 5 a 10 años y el objetivo es que, tras recibir la visita de enfermeros en sus centros escolares que impartirán charlas educativas y repartirán materiales informativos, se conviertan en agentes de salud que trasladen el mensaje a sus padres. Para ello, el Colegio se pone a disposición de los centros escolares e ikastolas guipuzcoanos interesados en participar en esta campaña en el correo electrónico info@coegi.org.

Según indican los expertos, las partículas tóxicas del tabaco permanecen en el vehículo hasta 10 días después de haber encendido un cigarrillo ya que la tapicería y la moqueta absorben sustancias nocivas y cancerígenas, lo que supone un peligro para la salud de los niños. Los datos son preocupantes: la Organización Mundial de la Salud indica que el 30% de las muertes por tabaquismo pasivo en el mundo se da en niños. Además, los niños expuestos al humo del tabaco tienen hasta cuatro veces más riesgo de sufrir cáncer de pulmón en la edad adulta.

Fumar medio cigarrillo en el coche genera una contaminación diez veces superior a los límites considerados peligrosos para la salud, ya que el humo del tabaco contiene 7.000 sustancias: 250 muy nocivas y 70 cancerígenas. Ante estas evidencias, Pilar Lecuona, Presidenta del COEGI, subraya que “nos parece es fundamental sumarnos a esta campaña. La Enfermería ve cada día las desastrosas consecuencias en la salud del consumo de tabaco y debe impulsar una sociedad sin humo. La enfermera es responsable de hacer prevención para la salud y el tabaco es uno de nuestros retos. Por ello, seguiremos defendiendo un país sin humo”.

En este sentido, Lecuona recuerda que estudios recientes realizados por la Universidad de Granada comparan la exposición al humo del tabaco antes y después de la ley Antitabaco de 2011. “Los resultados sostienen que la actual Ley ha reducido la concentración de nicotina en los adultos no fumadores, pero no en los niños”, explica.

Materiales: juegos y una pegatina para identificar los “coches sin humo”

Entre los materiales que se darán a los niños se encuentra un folleto diseñado como si fuera una hoja cuadriculada que los pequeños hubieran arrancado de sus cuadernos. En él, los niños encontrarán el juego de las diferencias para, de forma divertida, comparar dos escenas que representan el interior de un vehículo en el que se fuma con el de otro en el que no se fuma. Los folletos se presentan en dos versiones, la del padre fumador y la de la madre fumadora.

El folleto, que los niños llevarán a sus casas en la mochila, incluye mensajes dirigidos a los padres en los que se advierte de los peligros para la salud que supone el humo del tabaco, concretamente dentro de los vehículos, y de las consecuencias que esto puede suponer en la salud de los más pequeños. Asimismo, los niños recibirán una pegatina para que sus padres puedan colocarla en la luna trasera de su vehículo con la imagen de la campaña y el lema “Coche sin humo. Protégeles”. De esta forma, los padres podrán distinguir su coche como “libre de tabaco” y difundir su mensaje allá por donde circulen o aparquen.

En la web www.cochesinhumo.com estarán disponibles, entre otros contenidos, los materiales de la campaña para su descarga. Además se han creado el perfil @CocheSinHumo en redes sociales (Twitter, Facebook e Instagram) y el hashtag #CocheSinHumo desde los que se promoverá que todos aquellos que reciban la pegatina, la pongan en su coche y compartan la fotografía.

Algunos de los riesgos para la salud:

El humo del tabaco aumenta el riesgo de muerte súbita en el lactante.
Los niños expuestos al humo del tabaco tienen hasta cuatro veces más riesgo de sufrir un cáncer de pulmón en la edad adulta.
La respiración de los niños es más acelerada y ni sus pulmones ni su sistema inmune están todavía totalmente desarrollados.
Ese humo puede provocar en los niños sibilancias, tos crónica, asma, bronquitis, infecciones severas, neumonía, otitis e incluso obesidad.
Ese humo contiene más de 7.000 sustancias, de las cuales, al menos 250 son nocivas y 70 cancerígenas. Esas sustancias quedan retenidas en el interior del vehículo y seguirás respirándolas durante semanas aunque ya no fumes.
Fumar tan sólo medio cigarrillo dentro del vehículo genera una contaminación diez veces superior a los límites considerados peligrosos para la salud.
Aunque el conductor abra su ventanilla 15 centímetros, la concentración de sustancias tóxicas continúa siendo la misma que si estuviera cerrada.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *