Presentación del distintivo en Cataluña 'TINC BAIXA VISIÓ'

Según estudios recientes, en Cataluña hay más de 190.000 personas que padecen baja visión. El Parlament de Catalunya dispuso en 2016 la Resolución 448 / XI del Parlament de Catalunya sobre la atención multidisciplinaria e integral a los pacientes con baja visión y ceguera. A través de la implementación de esta herramienta se pretende encontrar un modo de dar más visibilidad a las personas con baja visión y lograr una mayor comprensión social

El miércoles 11 de abril tuvo lugar la presentación del distintivo ‘Tinc Baixa Visió’ en el Auditorio de Novartis en la calle Gran Vía de Les Corts Catalanes 764 de Barcelona. La Associació Discapacitat Visual Catalunya B1+B2+B3 organizó la presentación del distintivo para dar respuesta a una necesidad social de identificación de las personas con baja visión en la sociedad catalana.

La baja visión es la condición visual que tiene una persona con una reducción importante de su visión, que no mejora utilizando una adecuada corrección con gafas, contactos de lentes e incluso soluciones farmacológicas o de cirugía, y que por lo tanto sufre dificultades o se sienten incapacitadas para realizar algunas tareas de la vida cotidiana. Son muchas las causas que originan la baja visión, en su mayoría las enfermedades oculares (Degeneración Macular, Glaucoma, Retinopatía Diabética, Retinosis Pigmentaria, Miopía Magna …), pero también accidentes, lesiones neurológicas, malformaciones congénitas, infecciosas, etc. Por ello, no existe una sola forma de ver con baja visión, sino que son muchos los síntomas que de forma unitaria o mixta la producen (visión borrosa, visión con manchas, deslumbramiento, ceguera nocturna, visión en túnel, pérdida de contraste, alteración de los colores, …).

El señor Manel Martí Salvador, presidente de la Associació Discapacitat Visual Catalunya B1+B2+B3 que es la entidad organizadora de la jornada, ha abierto el evento agradeciendo los esfuerzos de todos por haber hecho posible la presentación. Como persona que ha vivido la baja visión en el proceso que le ha llevado a la ceguera, declara que ‘lo pasas muy mal cuando estás perdiendo visión y la gente de tu entorno no entiende lo mal que ves en aquellos momentos’. Por otra parte, el gerente del Instituto Municipal de Personas con Discapacidad (IMPD) del Ayuntamiento de Barcelona llamado Ramon Lamiel, desde su punto de vista asegura que ‘es muy importante la implicación de la gente joven y de los futuros profesionales del mundo social para que esta situación mejore ‘.

Según estudios recientes, en Cataluña hay más de 190.000 personas que padecen baja visión. La población global muestra un aumento en el número de personas afectadas, debido principalmente a las condiciones relacionadas con el aumento de la esperanza de vida. Un gran número de personas está en riesgo de sufrir una discapacidad visual a medida que la población mayor predomina en el conjunto de la población. La OMS avisa que aumentará el número de personas en riesgo de tener baja visión asociada a la edad ‘o por motivos relacionados con el gran esfuerzo visual que hacemos debido a la constante interacción con los aparatos electrónicos, entre otros.

Uno de los acontecimientos más destacados en referencia a la baja visión de los últimos años en Cataluña, tuvo lugar el pasado 27 de octubre de 2016 en el Parlament de Catalunya en el que se realizó un intenso debate y se dispuso la ‘Resolución 448 / XI del Parlament de Catalunya sobre la atención multidisciplinaria e integral a los pacientes con baja visión y ceguera ‘. De acuerdo con el artículo 165 del Reglamento, se adoptaron una serie de compromisos en la atención y rehabilitación de personas con problemas de visión, y de apoyo a la investigación de enfermedades visuales en Cataluña para un futuro muy próximo.

Tal y como ha explicado la señora Itziar Gonzalez de la entidad Retinosis Gipuzkoa Begisare, entidad creadora de la marca ‘Tengo baja visión’, el distintivo y su campaña de difusión nacen a finales de 2013 para dar respuesta a la necesidad observada por varias organizaciones de personas con discapacidad visual, de sensibilizar a la población sobre la existencia de personas que, sin llegar a ser totalmente ciegas, tienen graves problemas de visión. A través de la implementación de esta herramienta se pretende encontrar un modo de hacerlos visibles en la sociedad y lograr una mayor comprensión y ayuda de los demás ante sus dificultades, facilitando su interacción social.

También se ha presentado el vídeo que el Instituto Municipal de Personas con Discapacidad del Ayuntamiento de Barcelona encargó a la Associació Discapacitat Visual Catalunya B1+B2+B3, para difundir de una forma más gráfica la importancia del uso y reconocimiento del distintivo ‘Tinc baixa visió’. Este vídeo se puede consultar en youtube.com

Como han comentado los participantes de la mesa redonda celebrada, en muchas ocasiones, durante las actividades de la vida diaria las personas con baja visión se sienten incomprendidas o son mal interpretadas por los demás cuando, a sus ojos, se mueven excesivamente o se comportan de manera extraña. Esto les ocurre más frecuentemente a las personas con discapacidad visual que no muestran una alteración visible en sus ojos, que pueden fijar correctamente la mirada, y que no llevan gafas oscuras o ninguna otra señal que muestre a los demás que tienen problemas de visión. En la nombrada mesa redonda hemos podido contar con la opinión de varios profesionales vinculados al mundo de la baja visión desde diversos ámbitos como la señora Anna Morancho, gerente de la Associació Discapacitat visual Catalunya B1+B2+B3 y persona con baja visión, el señor Felipe Yagüe, psicólogo especialista en casos de discapacidad visual, la doctora Rosa Sust del Instituto Catalán de la Retina (ICR) y vicepresidenta de la Fundación Ramon Martí Bonet, y la señora Carolina Camino, miembro de la Clínica IMO y presidenta de la Sociedad Española para la Baja Visión.

Con la introducción del distintivo ‘Tengo Baja Visión’ se pretende que la población general identifique y entienda a este colectivo que puede tener comportamientos extraños por el problema de visión que sufren, y que de otra manera se podrían malinterpretar. Creemos que es un sistema útil, sustitutivo y / o complementario al bastón, ya que hay usuarios habituales de bastón que puede ser que no lo necesiten en entornos conocidos o en buenas condiciones de iluminación, aunque necesitan seguir siendo identificados como persona con baja visión, con la ventaja de tener las manos libres

Más información: www.tengobajavision.org i www.b1b2b3.org

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *