Aumenta el número de mafias que tratan de estafar a las aseguradoras

En 2017, la tasa de fraude al seguro se si­tuaba en el 1,73% del total de cliente de estas compañías, una dé­cima más que el año an­te­rior. Es casi el doble que en 2012, cuando no llegaba al 1%. Desde el sector al que pertenecen empresas como Cervera Asesores sostienen que el fraude se ha incrementado por varias razones que han llevado detectar más intentos de sacarle dinero a las compañías por reclamaciones ilegítimas. La empresa del ramo AXA, en su V Mapa del Fraude en España, reconoce que como compañía se ahorró el año pasado 62,7 millones en indemnizaciones fraudulentas, un 6% más que en 2016 un año antes. Los siniestros falsos supusieron casi 20.000, un 9,3% más.

En cuanto a los tipos de fraude, el que más preocupa a las aseguradoras es el que llevan a cabo las tramas organizadas. Por lo tanto, en contra de lo que a veces se piensa, el grueso del problema no son los actos que cometen los clientes particulares pretendiendo aprovechar por ejemplo un eventual siniestro de tráfico para arreglar el coche. De hecho, según los datos de AXA, el número de siniestros detectados cometidos por estas bandas creció en 2017 un 19% y supone ya el 3,2% del total frente al 1% de 2015.

Por otro lado, según el IV Barómetro del Fraude en el seguro de Línea Directa, las mafias organizadas contra el seguro se han incrementado un 152% en España en los últimos 5 años. Francisco Valencia, director de Gobierno Corporativo de Línea Directa, reconoce que “el problema que más preocupa a los equipos antifraude de las aseguradoras es, sin duda, el de las mafias organizadas; bandas profesionales que se dedican a defraudar de forma sistemática y que, habitualmente, están vinculadas a otro tipo de delitos aún más grave”. La aseguradora subraya que el número de bandas organizadas detectadas desde 2013 se ha multiplicado por 2,5. Dicen que hay, al menos, 400 actualmente operando en España. Normalmente estas bandas se centran en obtener indemnizaciones por daños corporales. Los fraudes más numerosos son aquellos que reclaman daños materiales, el 73%, según los datos de AXA. El importe medio que se trata de cobrar es de unos 1.700 euros. En el caso de los daños corporales es de unos 6.500.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *