Los mocasines para mujeres son una opción cómoda, moderna y muy versátil para lucir en casi cualquier ocasión.

Hacemos un repaso por la historia de los mocasines y descubrimos cómo combinarlos.

Los mocasines son un tipo de zapato masculino, de suela dura y realizados en cuero que proviene, ni más ni menos, que del calzado que utilizaban los nativos americanos, que por entonces los fabricaban en piel sin curtir. La característica principal de los mocasines es que se calzan con un solo gesto porque no tienen ni cordones, ni hebillas ni ningún otro tipo de sujeción. Es decir, tienen una estructura sumamente sencilla, una pala ancha que va cosida al resto que es una sola pieza. En su sencillez reside por tanto el secreto del mocasín.

Gracias a restos arqueológicos sabemos que el mocasín era el zapato empleado por los nativos de América del Norte. Para fabricar un calzado que tenía que adaptarse a diferentes situaciones climatológicas utilizaban diversos materiales. En algunos casos y en algunas zonas recurrían al cuero de búfalo y de ciervo especialmente, aunque en los territorios más al norte empleaban también cuero de alce. El primer paso del procedimiento para fabricar mocasines es estirar la piel fresca y estacarla a la tierra. Después utilizando distintas herramientas a modo de rascadores, se lograba un tejido fino sin grasa ni restos. Por último una vez que teníamos la piel limpia, se frotaba con una pasta orgánica, se mojaba y después se estiraba reiteradamente. En ocasiones después de este proceso se procedía a ahumar el mocasín hasta lograr el efecto deseado.

Por tanto en la naturaleza del mocasín está su comodidad y por supuesto su fabricación artesana, algo que continúa vigente hoy en día con mocasines de máxima calidad fabricados cuidadosamente. Y aunque los mocasines siempre han estado vinculados a la figura masculina, a día de hoy es un tipo de calzado que no entiende de géneros y lo vemos tanto en hombres como en mujeres.

Una de las grandes ventajas de los mocasines es su versatilidad con looks más casual, looks de oficina, para ir a un determinado evento y por supuesto en cualquier época del año, tanto en los meses más fríos como en los más calurosos.

Aunque hay distintos tipos de mocasines, desde los más clásicos denominados “beefroll”, hasta los más modernos pasando por los conocidos como “tassel”, los mocasines italianos son los más populares y en ellos se basan los modelos actuales.

Estos surgieron después de la II Guerra Mundial en EE.UU, pero pronto las fábricas italianas copiaron el modelo y rápidamente las grandes firmas del país mediterráneo los hicieron suyos convirtiéndolos en los zapatos que todo hombre debe tener en su armario.

Mocasines: cómo combinarlos

Años después dan el salto al armario de las mujeres  y lo hacen para quedarse. Encontramos modelos de tanta calidad y con diseños tan originales que lo único que debemos tener en cuenta es cómo combinarlos y el abanico de posibilidades es muy amplio.

-Los mocasines de mujer son perfectos con un vestido midi o falda midi en plena primavera, con colores divertidos que contribuyen a crear un look desenfadado y muy actual.

-Durante las épocas más frías, puedes combinar tus mocasines con un pantalón de pinzas y una blazer para ir a la oficina.

-Ideales con un pichi. Sólo tenemos que utilizar una media tupida, un pichi estiloso junto con una blusa de manga ancha y añadir nuestros mocasines. El resultado es simplemente inmejorable.

-Son perfectos también con un pantalón pitillo negro y una blusa blanca de manga larga para cualquier ocasión. Si optas por un look así, ten en cuenta que es recomendable que el pantalón quede por encima del tobillo para así resaltar tus mocasines.

-Para un look más casual pero muy estiloso, combina tus mocasines con unos vaqueros y una moderna cárdigan. Al igual que en el look anterior, si quieres destacar los mocasines, que el vaquero no cubra tu tobillo.

-En verano los mocasines son tendencia tanto en para hombres como para mujeres y durante esta época del año los ponemos sin  calcetines. Son ideales con bermudas y con vestidos. Dan un toque súper sofisticado, trendy y urbanita, y aportan estilazo.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *