¿Qué se le puede exigir a un administrador de fincas?

El gestor de la comunidad de vecinos tiene la potestad, si es elegido por la Junta de Propietarios, de llevar a cabo todas las funciones que necesita una Comunidad, aunque siempre debe contar con la autorización del presidente y la Junta para tomar cualquier decisión. De hecho, el mejor administrador de fincas es un ejecutor de los acuerdos que toman todos los propietarios de la finca de la que él es gestor.

Aunque es cierto que su principal función es la de llevar la contabilidad de la Comunidad y proceder a llevar a cabo los acuerdos de la Junta, también puede hacer una importante labor de asesoramiento a la hora de tomar ciertas decisiones que pueden ser complicadas para el presidente y en las que quizá no tiene la formación necesaria.

Pero además, los propietarios pueden pedir al gestor de comunidades que haga un estudio y un control de los consumos de todas las instalaciones para tratar de recortar gastos ciñéndose a la normativa legal vigente y a los Estatutos de la Comunidad. También puede hacer un seguimiento del Libro del Edificio y reclamar a los instaladores en caso de daños o mal funcionamiento de las instalaciones.

Además, es perfectamente exigible que el administrador visite la Comunidad al menos una vez cada quince días y contar con asesores de distintas especialidades para resolver con solvencia cualquier problema que pueda surgir en la finca sin coste añadido. Por otro lado, debería estar disponible para todos los vecinos, no solo para la Junta y gestionar con eficiencia las nóminas de empleados, cuotas y demás elementos que forman parte de la gestión diaria de una Comunidad de Propietarios.

Una empresa especializada en la administración de fincas puede ser de gran ayuda para que las funciones del administrador sean perfectamente delimitadas.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *