mediQuo expone una serie de factores que pueden influir a que aumenten las ganas de sexo en vacaciones

En verano solamente se piensa en que lleguen las ansiadas vacaciones para descansar de la rutina y poder disfrutar de más actividades lúdicas, así como de los reencuentros con familiares y amigos. Al disponer de más tiempo libre, también aumentan las ganas de mantener más relaciones sexuales y compartir más tiempo con la pareja.

No en vano, el calor activa el organismo produciendo más vitamina D, testosterona, oxitocina y endorfinas. Según, Claudia Kösler, Sexóloga y Terapeuta de pareja de mediQuo – una app de chat médico 24 horas, los 7 días de la semana-, estas hormonas implican el deseo sexual y el placer. Y, en relación directa con la libido, hace que esta motivación e impulso incite nuestra energía sexual. Por ello, las vacaciones de verano suelen ser la combinación casi perfecta para tener más relaciones y mejores encuentros sexuales ya que es en esta época del año cuando se está más descansado y relajado”.

¿Por qué en verano entran más ganas de tener más relaciones sexuales?
La sexóloga y Terapeuta de pareja de mediQuo expone una serie de factores que pueden influir, junto al efecto del calor, a que se favorezcan y aumenten las ganas de sexo en las vacaciones de verano:

Más horas de sol. Al ser los días más largos, hay más horas de sol, lo que mejora el estado anímico de las personas. De hecho, según Kösler, “hay personas que se encuentran más alegres y tienen una actitud más cariñosa en verano que en invierno. De esta manera, se siente más motivados para practicar más relaciones sexuales”.

Cuidarse más. A todas las personas les gusta lucir un cuerpo bonito y cuidado en verano, por ello, deciden llevar una dieta y una rutina más saludable, lo que les hace ser más atractivos. Para la Sexóloga y Terapeuta de pareja de mediQuo, “cuando uno se siente bien, aumentan las ganas de deseo sexual”.

Ropa ligera. Con la llegada del calor, se suele llevar menos ropa, se enseña más “carne” y se luce una piel más bronceada, por lo que el deseo y la excitación sexual aumentan. Además, el llevar menos capas de ropa favorece que los encuentros sexuales sean más rápidos en momentos en los que haya poca intimidad. Está claro que, en este caso, menos es más.

Más tiempo libre. Sin duda, el verano es la época donde mayor disponibilidad tienen las personas para realizar actividades lúdicas, entablar nuevas relaciones y conocer gente nueva o reencontrarse con viejas amistades. ¿Por qué no ocupar ese tiempo libre reavivando el fuego con la pareja habitual, ‘echando una cana al aire’, reencontrándose con ese ligue de verano o, como dice la famosa canción de Joe Jonas, “a cake by the ocean”?

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *