La Fisioterapia reivindica su papel fundamental como profesión sanitaria, en el tratamiento del dolor

Según la IASP (International Association for the Study of Pain), el dolor continuo y persistente afecta a millones de personas en todo el mundo a lo largo de su vida y es una importante causa mundial de discapacidad. Sin embargo, hoy en día su tratamiento no es abordado ni gestionado de manera integral, a pesar de su gran impacto económico y social, que afecta no sólo a los pacientes que lo padecen, sino también a sus familias, a las Administraciones y a la sociedad en su conjunto.

Hoy día 17 de octubre se celebra el Día Mundial contra el Dolor, dedicado en esta edición de 2018 a la excelencia de la formación en dolor. Con este motivo, la SED (Sociedad Española del Dolor), organiza un acto institucional en la Universidad de Salamanca, dedicado a esta temática.

En 2010, la IASP declaró que “todas las personas tienen derecho a tener acceso a una evaluación adecuada y al tratamiento del dolor por profesionales de la salud, adecuadamente capacitados. Sin embargo, según analiza esta institución, sigue existiendo una gran brecha entre los que se conoce sobre la gestión efectiva del dolor y la atención real ofrecida al paciente, en muchas ocasiones inadecuada. Como consecuencia, las personas siguen enfrentándose por su cuenta a las consecuencias y limitaciones derivadas de este síntoma. La educación en dolor dirigida a profesionales, administraciones, pacientes, familiares y la sociedad en general es una importante estrategia para remediar prácticas ineficaces”.

Por este motivo, el CGCFE se adhiere a estos mensajes y a la difusión de la importancia de la formación. La Fisioterapia es una profesión sanitaria indispensable en el tratamiento del paciente con dolor, dentro de un equilibrio multidisciplinar entre las diversas especialidades sanitarias. Las técnicas y tratamientos de Fisioterapia se aplican tras un estudio personalizado y específico del estado físico del paciente y están encaminados a disminuir y paliar el dolor, adaptándose siempre a las posibilidades y grado de tolerancia de la persona afectada.

El CGCFE, dentro de sus funciones, viene denunciando de forma reiterada las formaciones no regladas y las prácticas de intrusismo, con ofertas de servicios sanitarios no controlados por profesionales colegiados, que son los únicos que pueden garantizar la seguridad y calidad de los servicios que prestan. Las actuaciones y mala praxis de estos pseudo-profesionales inciden directamente en la persistencia del dolor en aquellas personas que se ponen en sus ‘fraudulentas manos’.

Recuerdan la campaña que se ha difundido desde el CGCFE durante todo este año 2018: ‘En cada momento, en cada etapa. Siempre en buenas manos’. Y como a lo largo de la vida encontrarás siempre las manos de un fisioterapeuta en las que confiar.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *