Sólo el 56% de los padres españoles supervisa el uso que hacen sus hijos de los dispositivos móviles

Con motivo de la celebración del Día Internacional de Internet Segura, Lingokids, plataforma española de aprendizaje de inglés para niños, ha analizado los hábitos de uso de dispositivos móviles en los menores de 2 a 8 años, con el fin de crear conciencia sobre la importancia de preservar su seguridad. De este análisis se desprende que el 66% de los padres considera que Internet no es un lugar seguro para sus hijos, y sólo un 69% supervisa los contenidos a los que acceden mediante móviles o tablets.

El estudio de Lingokids, basado en una encuesta a 400 familias, revela que el 64% de los niños españoles entre 2 y 8 años cuenta con su propio dispositivo de acceso a Internet – con un predominio de la tablet (38%) frente al smartphone (26%), y un 52% lo utiliza a diario. En cuanto al tiempo que dedican en cada sesión, el 54% de los niños emplea entre 30 y 60 minutos, y un 32% afirma destinar más de una hora, e incluso más de dos, lo que se traduce en que un 43% de estos menores pasa más de 6 horas a la semana con dispositivos móviles, y un 32% entre 4 y 6 horas semanales.

Por tipo de contenidos, cabe destacar que un 29% accede principalmente a Internet para ver vídeos de YouTube, seguido de los que dan prioridad a ver películas y dibujos animados (23%), a aplicaciones educativas (21%) y videojuegos (21%) y a redes sociales (6%). En cuanto al uso concreto de las redes sociales, el 45% de los padres asegura que sus hijos aún no las utilizan. Sin embargo, un notable 33% considera que no disponen de la información necesaria para utilizarlas de forma segura, y un 22% se muestra confiado en que sí cuentan con la información adecuada.

Uso controlado y elección de apps 100% seguras
La encuesta analiza también las condiciones en que se realiza el uso de los dispositivos. En este sentido, el 56% de los padres afirma que suele acompañar al menor mientras utiliza la tablet o el smartphone, mientras que un 36% reconoce que se limita a prepararle los contenidos que éste les solicita y después dejan de estar pendientes. El 8% restante de los niños se encargan ellos mismos de buscar el contenido que quieren ver.

Desde Lingokids se subraya la importancia de que los padres estén atentos a los contenidos que consumen sus hijos en los dispositivos móviles, y que se aseguren de que las aplicaciones que utilizan cuentan con los sistemas de seguridad adecuados.

“Nuestra app cumple con los más altos estándares de calidad y con los requerimientos de la Ley de Protección de la Privacidad de los Niños en Línea (COPPA) de Estados Unidos, que protege la seguridad en la Red de los menores de 13 años. Los niños puedan moverse dentro de ella con total garantía, y sus padres pueden tener la tranquilidad de que sus hijos están seguros disfrutando de un contenido adaptado a su edad”, explica Cristóbal Viedma, CEO y cofundador de la compañía.

Por otro lado, consultados sobre la edad adecuada para dejar que los niños utilicen sus dispositivos sin necesidad de supervisión, el 44% de los padres considera que debería ser a partir de los 14 años. No obstante, el 19% reduce la edad hasta los 12/14 los 14, el 17% hasta los 10/12 años, y un 20% sitúa este momento por debajo de los 10 años.

Sistemas de control parental, una asignatura pendiente
Existen diversas herramientas de control parental gratuitas que permiten a los padres restringir el uso que sus hijos hacen de sus dispositivos electrónicos, desde el tiempo que pueden utilizarlos hasta el tipo de páginas o contenidos a los que pueden acceder o el tipo de aplicaciones que pueden descargar. Los propios teléfonos, tablets y ordenadores suelen llevar preinstalados el sistema de control parental del fabricante.

Utilizar estas herramientas para supervisar la actividad de los niños en la Red es uno de los principales consejos de Internet Segura for Kids (IS4K), el Centro de Seguridad en Internet para menores de edad en España. Sin embargo, según el estudio de Lingokids, aún existe un 31% de padres que no las utilizan: el 14% tiene previsto hacerlo pero aún no se ha puesto a ello, el 13% dice no creer necesitarlas porque confía en su hijo, y un 3% afirma no saber utilizarlas y no tener tiempo para dedicarse a aprender.

Según Qustodio, plataforma líder en seguridad y bienestar digital utilizada por casi 2 millones de familias en todo el mundo, los padres comienzan a sentir una mayor preocupación por la seguridad de sus pequeños a partir de los 7 años. No obstante, recomienda atender siempre a lo que los hijos hacen en Internet con el fin de poder guiarles y aconsejarles adecuadamente, y prevenir su adicción digital, buscando el equilibrio entre el tiempo de exposición a las pantallas y el tiempo offline.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *