Un nuevo estilo de vida para terminar con las deudas

La buena gestión de los servicios de financiación, no son un tema que muchas personas sepan manejar con responsabilidad. Ante lo laxo de los requisitos, se ha vuelto una posibilidad accesible para cualquier ciudadano español que sea mayor de edad y posea una cuenta bancaria donde recibir el dinero. Funciona muy bien cuando se tiene en claro qué es lo que se va a hacer con ese importe, o para salvar problemas de liquidez.

Sin embargo, ante la falta de filtro que existe, es muy fácil caer en una deuda tras otra. Por más fastidiosos de lidiar que sean los bancos, una persona que no sepa cómo manejar sus finanzas se puede sentir más cómoda así que pidiendo préstamos personales online, ya que se trata de una institución tradicional.

Para aquellas personas que no sepan llevarse bien con los préstamos, resulta fácil caer en deudas. Sobre todo quienes no tienen una buena formación financiera que les permita administrar bien su dinero, son proclives a caer en deudas. Para este grupo, hay unos consejos a seguir para superar esta situación:

1)    Comenzar a pagar, por más obvio que sea, es lo primero a hacer. Se debe destinar un presupuesto realista a este fin, una vez medido cuánto es el dinero que se debe. Para cumplir con esto, un truco puede ser tener dinero en efectivo y dejar la tarjeta en casa. Si no es pagable con billetes, es demasiado caro.

2)  Lo clave para no pasarla mal, es adaptarse al nuevo estilo de vida. Los recortes de gastos no necesariamente deben implicar un sufrimiento. Buscar alternativas económicas o hasta gratuitas de entretenimiento no hace que el momento merme en calidad. La actitud es la clave para no caer en una vida de miseria. También bajar los gastos en comida, por opciones sanas, se puede ver como una oportunidad para mejorar la salud física y la del bolsillo al mismo tiempo.

3)  Lo último puede ser lo más notorio: generar ingresos. La idea de hacer esto es que se dedique el 90% de este dinero extra exclusivamente al pago de las deudas. El 10% restante como recompensa cada vez que se cumpla con el objetivo del mes. La otra parte que corresponderá a la nómina habitual, se puede destinar al ahorro y a la compra inteligente. Así, en caso de otro percance económico, ya se tendrá unos fondos que sirvan para solventar la urgencia.

Para salir de una crisis económica, hay que verlo como una oportunidad para mejorar las finanzas, aunque parezca contradictorio. Cuando se mejore la situación, mantener algo del estilo de vida ahorrador, puede funcionar muy bien para el futuro económico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *