Swipcar lo confirma: Se disparan las matriculaciones de coches eléctricos de renting

La incertidumbre actual que vive el mercado automovilístico a causa de la polémica por las emisiones de algunos carburantes y las restricciones de tráfico, está provocando que muchos conductores tengan dudas a la hora de adquirir un vehículo. La penalización a la que se está sometiendo los coches diésel y las limitaciones que están sufriendo muchos vehículos a la hora de acceder al centro de las grandes ciudades cuando se produce concentración de gases contaminantes en el ambiente está llevando a un crecimiento importante en la demanda de coches eléctricos de renting.

El mismo efecto se está produciendo entorno a la adquisición de vehículos, donde cada vez más conductores optan por el renting como medio para hacerse con un coche. De esta manera no deben preocuparse por la situación de inquietud actual, ya que una de las principales ventajas del renting reside en la flexibilidad: el usuario puede cambiar de coche a los 3, 4 o 5 años de haber iniciado el contrato.

Las cifras lo reflejan claramente: durante el último año, los coches eléctricos de renting han aumentado un 180%. El 2,2% de los coches de renting matriculados son eléctricos, mientras que en el mercado global representan sólo el 1,3% de las matriculaciones.

Swipcar, una de las plataformas online de renting pioneras actualmente, ya dispone de 6 modelos distintos de coches 100% eléctricos entre su amplia oferta de más de 70 modelos de vehículos para conductores particulares y profesionales.

Entre sus opciones eléctricas se puede encontrar marcas como Smart, Nissan, Volkswagen, Hyundai, Kia y Tesla. El rango de precios también es apto para todos los bolsillos, desde un Smart Forfour Electric Drive por 385€ al mes hasta el exclusivo Tesla Model 3 por 989€ al mes. Cabe recordar que el servicio de renting incluye en la cuota mensual fija el IVA y todos los gastos de mantenimiento y gestión asociados al vehículo.

Los coches eléctricos, además de no emitir ninguna emisión de gases contaminantes durante su funcionamiento (gozan del certificado medioambiental Cero Emisiones), se ven beneficiados de diversas ventajas como: sufren menos averías mecánicas al no tener motor ni cambio de marchas, el mantenimiento queda reducido a chequeos periódicos, ahorro muy considerable en carburante al poderse cargar la batería en casa a un precio aproximado de 1€ los 100 km de autonomía, bonificación en el pago de impuestos, descuentos en aparcamiento y peajes y acceso permitido a las grandes ciudades en circunstancias de restricción por altos niveles de contaminación.

Actualmente existen diversos métodos para cargar la batería de los coches eléctricos. Lo más recomendable y económico es hacerlo desde casa durante la noche. Si se utiliza el adaptador correcto, se podrá cargar el 100% de la batería en 8 horas. También se puede efectuar desde puntos de carga públicos, que permiten cargar entre 60 y 80 km de autonomía por cada hora enchufado. Por último, las cargas más rápidas se pueden hacer desde los súper cargadores que algunas marcas como Tesla han empezado a instalar por todo el territorio y que permiten cargar hasta el 80% de la batería por cada 30 minutos enchufado.

Swipcar tiene claro que seguirá apostando por las energías renovables y respetuosas con el medio ambiente, por lo que continuará ampliando su oferta de coches ECO, de entre los que se encuentran los híbridos, los de gas licuado, los eléctricos y quién sabe, ¿Puede que se esté ante la incorporación de coches solares de renting en un futuro próximo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *