"Cenizas de la empatía" es la primera incursión de A. Galiano Correa en el mercado literario

A. Galiano Correa ha dedicado muchos años de su vida a lo que más le apasiona: el cine, las series, los videojuegos y la literatura. De hecho, llevaba tiempo escribiendo textos de distinta índole hasta que ha conseguido dar forma a una novela y cumplir el deseo de verla publicada. Cenizas de la empatía es el resultado de todo un bagaje cultural que ha acompañado al autor todo este tiempo.

La obra está inspirada en el wéstern, las distopías más futuristas y las ideas más introspectivas de las grandes tramas humanas. Tanto es así que, desde el comienzo de la narración, el lector se siente descolocado: un espacio desértico, árido y falto de vida envuelve a los personajes. Estos son un hombre enmascarado cuya profundidad es inmensa y un dron que lo acompaña. Juntos recorren un trayecto que los encamina hacia un lugar totalmente distinto para cumplir con una misión.

“En la novela, el lector va a descubrir, en un mundo cataclísmico, oscuro y violento, un viaje de intolerancia, de choques de culturas, de sufrimiento atroz”.

Poco más se puede decir de esta obra sin desvelar nada importante del contenido, pues A. Galiano Correa ha buscado con ahínco que el lector participe activamente en el argumento. Él mismo comenta: “Espero del lector que, cuando se adentre en ese mundo oscuro, se haga preguntas constantemente, que se sienta a gusto e incómodo con ciertos pasajes, que ponga su granito de arena donde le toque especular”.

¿Qué se entiende por justicia? O, mejor dicho, ¿qué entiende cada uno por justicia y por qué una u otra forma de entenderla es la valida? ¿Dónde están los límites de lo que se considera el bien y el mal? ¿Es uno mismo capaz de marcar los suyos propios? Están son algunas de las preguntas que el lector no podrá evadir: saltan de la narración a su mente y se aferran a ella para provocar respuestas sin escapatoria.

El ritmo de Cenizas de la empatía es sosegado, exacto, medido a la perfección. Los diálogos infieren fluidez y las partes más descriptivas envuelven al lector en la atmósfera.

“Mis influencias son varias, sobre todo cinematográficas. Desde pequeño, siempre he sido más de casa que de calle. Consumía ingentes cantidades de películas y series. Muchos fines de semana podía verme seis o siete películas de géneros variados, ahora no logro hacerlo. El ritmo y el estilo cinematográfico lo tengo muy presente en mi narración”.

Para los amantes de las actuales series futuristas o aquellas que juegan con el espacio-tiempo, como Black Mirror o Dark, o las películas más dispares y distópicas, Cenizas de la empatía es el libro para leer ahora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *