Qué tener en cuenta a la hora de comprar un cojín lumbar

Es posible que lleves tiempo con dolor de espalda y no tengas claro lo que debes de hacer al respecto. En muchas ocasiones, estos dolores no son lo suficientemente graves como para necesitar un tratamiento de fisioterapia o acudir al traumatólogo. Muchas veces es suficiente con aprender a sentarse de una manera correcta o utilizar un apoyo extra en la zona lumbar para aliviar estas molestias.

Por supuesto, si el problema es grave o continúa persistiendo debes de acudir a un médico, pero aquí te vamos a dar unas pautas para comprar un cojín lumbar que te puede ayudar en los casos de molestias leves.

Antes de comprar un cojín lumbar adecuado deberíamos fijar nuestra atención en varias cosas. Lo primero que debemos de tener en cuenta es que el cojín sirva para garantizar la ergonomía y la posición correcta para cada uno de los asientos donde lo utilicemos. Hay cojines lumbares que se pueden adaptar a cualquier tipo de respaldo y otros que son específicos para determinados lugares, como el coche o la oficina.

De todos modos, si lo necesitas, puedes adquirir un cojín lumbar para la oficina, otro para el coche y otro para casa. Son productos que no son caros y que merece la pena tenerlos si sufres de dolor de espalda a menudo. Así no tienes que estar todo el día con el cojín en la mano, de un sitio a otro y cambiarlo de ubicación cada dos por tres.

Si te decides por comprar un cojín lumbar para ti deberías de fijarte bien en tres cosas. La funda, el relleno y la forma. El conjunto de las tres cosas debería de ser optimo para cumplir una serie de aspectos básicos. En primer lugar, debe de garantizarse una correcta transpirabilidad, ya que al estar mucho rato en contacto con el tejido, tu espalda puede empezar a sudar.

En segundo lugar, los materiales de fabricación deberían de ser hipoalergénicos. Por último, pero no menos importante, la dureza del cojín debe de ser media, ya que un cojín lumbar duro puede ser demasiado rígido y puede llegar a ser incómodo. Por otro lado, si es demasiado blando no aporta el apoyo suficiente a la espalda y no cumple con su función.

Si quieres saber un poco más sobre todo lo necesario para seleccionar correctamente un cojín lumbar, puedes echar un vistazo aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *