De Oriente a Occidente. Circe Tattoo muestra las técnicas de tatuaje de todo el mundo

El tatuaje es una costumbre que se ha ido convirtiendo en tendencia gracias a celebridades, deportistas y demás personas cuya popularidad ha influenciado a la sociedad. Hoy en día es muy común ver tinta en la piel de las personas.

Dalia, una consultora de mercado multinacional ha clasificado los países según su tendencia a tatuarse. 9.054 personas encuestadas de 18 países diferentes han contestado a sus preguntas. Este informe demuestra que España es el sexto país con más tatuados (un 42%). Le sigue Italia, Suecia y EEUU en sentido descendiente. No solo los jóvenes se hacen tatuajes ya que la media de edad está entre los 30 y 49 años. Y esta costumbre se da más en las mujeres que los hombres. Otro dato curioso es que las personas con un nivel educativo más alto son las que tienen la sensibilidad de tatuarse. Se trata de un 32%. Y la mayoría de los tatuajes no se arrepienten (un 72%).

Por otra parte, Market Research Future aporta el siguiente dato: El sector de los tatuajes es un negocio redondo ya que los últimos 5 años el dinero que ha invertido la sociedad en tatuarse es de 5000 millones de dólares.

En la sociedad occidental esta costumbre empezó a darse alrededor del siglo XIX gracias a una máquina que introducía la tinta en la piel en diferentes profundidades según la opacidad o transparencia que se deseaba conseguir.

Pero en el mundo oriental, Japón es uno de los países que se toma este procedimiento como uno artesanal. Con las cañas de bambú, se introduce la tinta de manera muy cuidadosa y manejando las agujas a la vez que las empapan de tinta. Es una técnica muy complicada que requiere experiencia.

La técnica tailandesa es tan antigua que apenas se realiza actualmente. Se hacía con un tubo alargado y puntiagudo mientras se estiraba la piel. Esta técnica se utilizaba con una finalidad religiosa. Los samoanos, sin embargo, tatuaban con un trozo de madera que acababa en varias puntas, como si fuera un rastrillo. Mientras el diseñador plasmaba el dibujo, otra persona se encargaba de sujetar y estirar la piel.

Pero la técnica moderna que surgió en el siglo XIX, con un aparato diseñado por Thomas Edison es mucho más efectiva ya que ha ido cambiando hasta convertirse en la máquina que todo el mundo conoce en la actualidad. Se trata de una herramienta con agujas que penetran la piel en distintas frecuencias a la vez inyectando la tinta.

Estudio de tatuajes Circe Tattoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *