Los expertos ya han dado comienzo a las investigaciones en la 'Cueva Áurea', en Cantabria

El consejero de Educación, Cultura y Deporte, Ramón Ruiz, y el alcalde de Peñarrubia, Secundino Caso, han visitado la Cueva Áurea del Desfiladero de la Hermida, importante yacimiento arqueológico con pinturas rupestres descubierto en marzo pasado en un paraje de extraordinaria belleza sobre el río Deva. Acompañados por el director del Museo de Prehistoria, Roberto Ontañón y otros expertos, han remontado el sendero y penetrado en la cueva, donde los investigadores comenzaron la semana pasada a hacer inventario del descubrimiento.

Ramón Ruiz ha afirmado que “se está investigando por los expertos el valor arqueológico de la Cueva Áurea y de la zona, porque este hallazgo demuestra que, según los técnicos, puede haber más cuevas habitadas”. Según el consejero de Cultura, “es una vía de investigación que no se había explorado y puede ser importante; estamos a la espera de un informe más detallado para ver que decisiones se toman respecto a su valor cultural y dinamización de la zona”.

Comienzan las investigaciones

Precisamente el director de las Cuevas Prehistóricas de Cantabria, Roberto Ontañón, calcula que en el plazo de un mes habrá resultados de la investigación científica. El equipo de investigadores trabajó el jueves y el viernes pasado en la Cueva Áurea y tienen previsto realizar otras dos jornadas de campo sobre este yacimiento cuyas pinturas “con toda probabilidad son anteriores a la cueva de Altamira”. Es la primera vez que se descubre al sur de Cantabria, concretamente en la cuenca del Deva, una cueva con pinturas paleolítica, probablemente premagdaleniense.

Los investigadores han dispuesto en su interior puntos de luz alimentados por un generador exterior y una cuerda para bajar a la galería de pinturas, situada al fondo de la Cueva Áurea. Precisamente hasta las inmediaciones penetró esta mañana uno de los expedicionarios, el director general Alonso Gutiérrez Morillo, asimismo arqueólogo.

El alcalde, por su parte, ha acondicionado el acceso, que sigue teniendo una mayor dificultad en su último tramo, razón por la cual han habilitado un cableado de sujeción para los expertos que acceden a la cueva, donde dos espeleólogos de Sabadell encontraron restos de pinturas trazadas con óxido de hierro con las yemas de los dedos por hombres prehistóricos que vivieron en Cantabria hace más de 20.000 años.

Cuatro jornadas de campo

Tras dicho hallazgo, Roberto Ontañón y otros especialistas han visitado la cueva dos veces; la primera, para comprobar las imágenes facilitadas por los espeleólogos; posteriormente, para proteger la entrada y cerrar con una verja o cierre metálico. Queda ahora, explica, el trabajo de laboratorio: “Hemos procesado toda la información y realizado el escaneo láser en 3 D de la cavidad, así como la fotogrametría de todos los paneles con restos de pintura, lo que permite tener planos a partir de fotografías”.

El director del Museo de Prehistoria detalla que están “utilizando técnicas nuevas de microfotografía con resoluciones inframilimétricas, para ver los detalles de la capa del pigmento de cada pared. Nos interesa no sólo la técnica de los artistas sino la conservación, porque hay pinturas que se están deteriorando y queremos saber porqué”, afirma Ontañón.

Alcalde de Peñarrubia: “Estamos todos expectantes”

El alcalde de Peñarrubia ha señalado que el objetivo de esta visita era que el nuevo Gobierno conociera “in situ” la Cueva Áurea, así llamada por la pastora que la utilizaba como refugio para sus cabras.

“Estamos en la fase de investigación y estamos todos expectantes”, afirma Secundino Caso, quien estima que “si han aparecido pinturas en la zona peor orientada y situada, cómo no se van a poder encontrar otras en esta zona que es como un queso “gruyere”.