El preservativo, un invento con más de 80 años

En el siglo XVI existían fundas de lino con propósitos similares al de los preservativos actuales. Años después, a mediados del siglo XIX, ya se tenía conciencia de la existencia de los profilácticos, aunque únicamente las clases más pudientes tenían acceso a ellos.

Sin embargo, no sería hasta principios del XX, concretamente en 1915, cuando nació una de las compañías más destacadas de este sector: Durex. En la ciudad de Londres, L.A. Jackson fundó la London Rubber Company, una pequeña empresa que, entre sus múltiples productos, vendía preservativos que importaba directamente desde Alemania.

Sin embargo, no sería hasta 1929 cuando la compañía adoptara su nombre actual. El cambio se realizó exclusivamente por su gran éxito en la venta de preservativos. Para llegar hasta este nombre tan conocido y llamativo, L.A. Jackson únicamente tuvo que realizar un simple acrónico de “Durability, Reliability & Ecellence” (Duración, Seguridad y Excelencia), cualidades que él creía innegociables para su producto.

A partir del éxito de su compañía, cada vez más y más personas (independientemente de su clase social) pudieron comprar preservativos, avanzándose a pasos agigantados en la prevención de enfermedades de transmisión sexual.

Con el paso de los años, la compañía fundada por L.A. Jackson fue creciendo de forma increíble, mostrando una gran capacidad de I+D. En 1953 introdujo el primer sistema de control electrónico. En el 57 lanzó en el Reino Unido el primer preservativo lubricado. Y en el 62, abrió la primera clínica de planificación familiar. Por fin, en el año 63, aterrizó en Estados Unidos.

Hoy en día, adquirir preservativos en máquinas expendedoras es bastante habitual. Cuesta creer que en 1968 Durex ya ofreciera esta opción, lo que supuso un gran avance para personas tímidas.

Otros hechos que demuestran que Durex ha sido líder del sector durante todo este tiempo es el hecho de haber sido la primera marca en anunciarse en televisión (1987), ser los pioneros en el mercado de los preservativos de sabores (1996) o utilizar el poliuretano para solucionar los inconvenientes de alergias al látex (1997).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *