La osteoporosis, una enfermedad más común en mujeres, según Serviasistente

Según la Asociación Española Contra la Osteoporosis (AECOS) alrededor de 3 millones de personas sufren actualmente de esta afección. La mayoría de las personas que sufren esta dolencia son mujeres y esto se debe principalmente a la menopausia. Según Cinfa, la calidad ósea y la densidad se va adquiriendo durante la juventud a lo largo del tiempo. Esto se debe a que el pico máximo de masa ósea se alcanza entre los 30 y 35 años. A partir de esa edad, el pico va en descenso y se comienza a perder masa ósea de forma lenta a causa de la disminución de algunas hormonas a causa de la menopausia.

El género y la edad son las dos causas principales, pero además hay otros factores que incrementan el riesgo de padecer esta enfermedad. Los antecedentes familiares hacen que la persona tenga más o menos predisposición genética (una constitución inferior y poca masa corporal). Dentro de este compendio de factores también se encuentran las carencias de calcio, vitaminas y los hábitos no saludables. Estos hábitos son el consumo de tabaco y alcohol o el sedentarismo. Todos estos elementos debilitan poco a poco el sistema óseo convirtiendo la textura de los huesos un poco más porosa y de menos densidad.

Los síntomas de la osteoporosis no son muy notables en los inicios de la enfermedad y muchas veces puede pasar desapercibida. El primer síntoma son las fracturas de algunos huesos del cuerpo. Las partes del sistema óseo que más afectadas suelen verse son la columna vertebral, las muñecas, la cadera, la pelvis y los hombros. Aunque es imposible detener la enfermedad y evitar que ocurra, hay muchas formas de prevenir la gravedad de la misma y hacer que su avance sea un poco más lento. Una buena dieta, unos buenos hábitos y cuidar las posturas son las principales formas de entorpecer el avance de la osteoporosis.

La primera clave es tener una dieta rica y para eso es importante acudir a un profesional de la nutrición. Pero lo principal es conseguir todo el calcio que el cuerpo necesita. Algunos alimentos clave son los lácteos, las frutas y las verduras, los pescados y los mariscos. Las proteínas también ayudan. El aporte de la vitamina D también es esencial. Por eso es muy recomendable dar paseos bajo el sol (cuidando la piel y con precaución) para que esta vitamina fije el calcio en los huesos. El ejercicio es muy importante también. Algunas actividades que ayudan son caminar, bailar, practicar yoga y dormir en posturas cómodas y correctas.

www.serviasistentes.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *