El sector TIC registra su peor dato de negocio desde 2013, pero prevé mejoras en verano

Según el director de VASS Research y responsable de TIC Monitor, Antonio Rueda, esto se debe a “la congelación de amplios sectores de la actividad económica” durante las primeras semanas de impacto de la crisis del coronavirus. A lo que habría de sumarse “un clima de incertidumbre socioeconómica extrema que paraliza decisiones de inversión y se solapa con la interrupción de proyectos en marcha por el cierre temporal de oficinas”.

No obstante, si ya en los resultados del barómetro del mes pasado se señalaba que el efecto de la pandemia covid-19 en el sector de servicios TIC era sustancialmente menor que en otras parcelas de la industria o servicios, esta diferencia ahora se hace más que evidente.

De hecho, a pesar de que las expectativas empresariales se han visto muy debilitadas, casi la mitad de las compañías TIC españolas augura una mejora del volumen de la actividad y de la creación de empleo durante este verano.

El indicador del clima empresarial mejora y sube desde una puntuación, en una escala de +/-100, de -70,3 puntos a -11,2. Esto significa que un 44,4% de las compañías prevé un aumento en su nivel de facturación hasta septiembre cuando, el mes pasado, ese porcentaje se quedaba en el 14,8%.

Un sector que no destruye empleo
Esta es una de las razones principales por las que la recuperación de las expectativas de creación de empleo a corto plazo es también notoria, pasando de -47 puntos a -0,8 (en una escala de +/-100), lo que supone el 50,4% de las empresas TIC españolas tienen expectativas de crecimiento en términos laborales y de creación de empleo.

“Esta corrección del pánico inicial también se percibe a escala de la UE-27, aunque en España es bastante más acusada, tanto en lo que afecta a la actividad como a la creación de empleo. El comportamiento pendular de la sociedad española parece también tener reflejo en este ámbito”, explica Rueda.

En este contexto, el director de VASS Research incide en la necesidad de “poner en marcha nuevas pautas de organización con el teletrabajo como elemento destacado y, por tanto, con la necesidad de una cobertura tecnológica que hará de las TIC uno de los sectores menos impactados por la crisis”.

No en vano, según argumenta Rueda, “se trata de un sector que no destruye empleo y que confía en una pronta recuperación”. “¿El plazo en que la situación revertirá? En un país tan condicionado por la evolución del turismo y la hostelería, su falta de tracción nos hace más vulnerables”, sentencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *