FIES Group ofrece claves para la reanimación cardiopulmonar (RCP) adaptadas a la Covid-19

Según datos del Ministerio de Sanidad, se estima que en España se producen unas 50.000 paradas cardíacas anuales, con 45.000 fallecimientos por esta causa. Ante estas situaciones, el inicio precoz de la reanimación cardiopulmonar (conjunto de medidas destinadas a aportar oxigeno de forma provisional a los tejidos y fundamentalmente al cerebro), y la rápida desfibrilación mediante un desfibrilador, mejoran el índice de supervivencia en más de un 70%. “En momentos de crisis pandémica como la actual se han de extremar las medidas de prevención y seguridad en el momento de realizar las maniobras de reanimación cardiopulmonar, ya que existe un riesgo de infección cruzada”, señala Carles Galán, uno de los profesionales responsables de la compañía FIES Group, centro reconocido y acreditado por el Consejo Catalán de Resucitación y por el Departamento de Salud de la Generalitat de Catalunya para la formación en soporte vital básico y uso del DEA.

Recomendaciones para la RCP
“Durante las maniobras de RCP, es muy importante tomar todas las medidas de autoprotección. Es extremadamente aconsejable que el equipo actuante disponga de máscaras de protección respiratoria, preferiblemente FFP2”, señala Antoni Albiach, uno de los profesionales sanitarios de la compañía. “Con la existencia de la COVID19 y ante el paciente inconsciente, la respiración no puede valorarse mediante la abertura de la vía aérea y la aproximación de nuestra cara a la boca – nariz de la víctima, la comprobación de la respiración debe valorarse visualmente. Al inicio de las maniobras de soporte vital, es aconsejable cubrir la boca y nariz de la víctima con una máscara quirúrgica o con un paño”, añade Albiach.

En caso de disponer de más de un reanimador, hay que iniciar de forma inmediata las comprensiones torácicas a la vez que se acerca el DEA, siempre que el mismo se encuentre a una distancia cercana. “Aconsejamos que en el lugar que haya instalado el DEA, se guarden un par o tres de mascarillas para su utilización durante la intervención, tanto para el equipo interviniente como para la víctima”, afirma el profesional sanitario de FIES Group. Así mismo y según las indicaciones del Consejo Europeo de Resucitación, está totalmente desaconsejado y debe eludirse la técnica del boca a boca, o boca a mascara.

“Por parte de equipos expertos una buena medida, también recomendada por el Consejo Europeo y con el fin de mejorar el aporte de oxígeno, es la colocación de una máscara de oxígeno en la cara del paciente, preferiblemente una máscara con reservorio tipo Monaghan, conectada a una fuente de oxígeno y a su vez, por encima de dicha máscara, colocar una máscara quirúrgica, realizando exclusivamente comprensiones torácicas”, concluye Albiach.

Inicio de las formaciones
Fies Group, centro de formación con más de 20 años de experiencia, ha reiniciado esta semana su actividad docente, siguiendo todas las medidas de seguridad, protocolos y procedimientos establecidos, tanto para las empresas que contratan sus servicios, como para los propios trabajadores. La compañía cuenta con un equipo de formadores integrado por un conjunto de profesionales de alta calificación que desarrollan su actividad en los diferentes ámbitos de las emergencias, la prevención y la salud.

Sobre FIES Group
Es una empresa con una trayectoria profesional como servicio docente e implementación de programas de cardioprotección. Como centro de formación reconocido y homologado, desarrolla su actividad formativa en el ámbito de las emergencias, la prevención y la seguridad. Como programas de cardioprotección y servicio técnico oficial de la marca Defibtech dispone de varias fórmulas de adquisición de un DEA así como de su mantenimiento. Además, FIES Group, dentro de su grupo empresarial, dispone del departamento de venta y distribución de material sanitario, de emergencias y de prevención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *