Cryosense USA destaca el interés de los negocios en instalar cámaras termográficas en sus accesos

Las cámaras termográficas han tenido un uso muy distinto tradicionalmente al que se está aplicando en la actualidad, más enfocado al control de acceso a establecimientos mediante la detección precisa de la temperatura corporal de quienes transitan por delante de estos dispositivos, ya que se trata de uno de los valores principales que pueden indicar que una persona padece la COVID-19.

Mediante sus sofisticados sensores, muestran esta información en tiempo real para que se tenga en cuenta a la hora de permitir o restringir el paso a aquellas personas que pudieran poner en riesgo al resto de asistentes.

La Cov Cam Cryosense ha sido una de las grandes aportaciones al mercado en este sentido procedente de una firma líder en el sector tecnológico, tradicionalmente dedicado al diseño y fabricación de cabinas de criosauna.

Nuevo récord de ventas de Cov Cam en julio
Cryosense asegura que julio ha vuelto a batir todos los récords de la venta de estos dispositivos respecto a los meses anteriores de la desescalada, en los que sus índices fueron crecientes hasta llegar a su pico más alto en el mes de julio de 2020.

“La tendencia al alza en las ventas de estos equipos hacen prever que en agosto volverá a ser un gran éxito para los intereses de la salud de la población”, aseguran los responsables de esta firma, quienes celebran, ante todo, su aportación a la sanidad con el diseño de dispositivos con esta finalidad, además de la evidente rentabilidad de su actividad.

Los negocios que recurren a estos equipos incrementan su rentabilidad
Las razones por las que un gran número de establecimientos apuestan por la instalación de Cov Cam son, principalmente, sanitarias, en busca de contribuir a la contención de una pandemia que ha puesto en jaque a la economía de todos los países del planeta.

Los criterios sobre los que se basa este recurso no acaban ahí, ya que influye también en la prosperidad de los intereses del negocio: estas medidas se han convertido en un valor añadido respecto a la competencia a ojos de los clientes, que se sienten más seguros en recintos controlados con dispositivos de este tipo.

Con el lanzamiento de la Cov Cam, Cryosense da un paso muy decidido hacia la vanguardia en el sector tecnológico, en el que tiene una fuerte presencia gracias a su dedicación tradicional al diseño de cabinas de crioterapia de última generación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *