Vicente Camarasa Cerrajeros: 3 medidas preventivas ante el aumento de la okupación

Este aumento significativo de viviendas ocupadas ilegalmente en España podría deberse a la actual pandemia ocasionada por la COVID-19, que propició el confinamiento de la población entre los meses de marzo a mayo de 2020 que imposibilitó el acceso a segundas viviendas por parte de sus propietarios, quedando estas expuestas a la entrada de okupas y a la recesión económica fruto del estado de alarma.

Un estudio del Intituto Cerdà en 2017 cifró en 87.500 las viviendas okupadas y actualmente se estima que este dato supere las 100.000 viviendas.

El incremento de la okupación se ha notado considerablemente en segundas residencias, sobre todo, las ubicadas en entornos costeros o rurales. Cuando los propietarios de estas viviendas han podido viajar se han llevado la desagradable sorpresa de encontrarla okupada. En otros casos, se ha podido detectar la okupación de sus viviendas a consecuencia de facturas de agua y luz disparadas.

El problema de la okupación en España es notable debido a la legislación actual. Echar a los okupas de una vivienda es una tarea laboriosa si los usurpadores han cambiado la cerradura y ya tienen sus pertenencias en el interior de la residencia. En estos casos, el proceso judicial de desalojo puede prolongarse incluso durante algunos años.

Controlar este tipo de situaciones es complicado pero la prevención es la clave gracias a los consejos expertos de profesionales como los de Vicente Camarasa Cerrajeros.

“El objetivo es complicar lo suficiente el acceso a los okupas como para que desistan y busquen un objetivo más accesible”.

Cerrajeros frente a la okupación ilegal
Una de las recomendaciones más importantes de Vicente Camarasa, cerrajero profesional en Valencia y director del equipo de cerrajeros que lleva su nombre, está dirigida a sus propios compañeros de profesión. Según cuenta este experto, se dan constantemente casos de okupas que solicitan servicios de cerrajería alegando una pérdida de las llaves del inmueble.

Camarasa recuerda que el deber de todo cerrajero es cerciorarse de que la vivienda que van a abrir es propiedad del cliente o tiene acceso legítimo a ella. Por ello, insta a sus compañeros de profesión a solicitar la documentación oportuna ante el más mínimo atisbo de duda.

Ante el peligro de la okupación, el equipo técnico de Vicente Camarasa Cerrajeros propone tres acciones preventivas que servirán para evitar en gran medida el acceso no autorizado a las viviendas.

Cilindro de seguridad antibumping
Gran parte de las viviendas en España (el 80% aprox) tienen instaladas cerraduras obsoletas o de un nivel de seguridad tan bajo que pueden ser abiertas de forma silenciosa, sin levantar sospechas y en menos de 1 minuto. Esto hace que sea muy sencillo el acceso a las viviendas por parte de los okupas y el inmediato cambio de cerradura. Métodos de robo como el bumping o el impresioning permiten este tipo de acceso inmediato y sigiloso.

La actualización de la cerradura por una actual de alta seguridad obliga al okupa a utilizar la fuerza y herramientas complejas para acceder a la vivienda. No es imposible el acceso, pero sí que resulta bastante más complicado. Además, los vecinos podrían alertarse y ayudarnos a poner remedio al problema cuanto antes.

Cerrojo adicional
Si es el caso de una puerta blindada (las acorazadas no lo requieren), existe la posibilidad de instalar un cerrojo adicional a la cerradura principal de la puerta con la misma o distinta llave y también con las últimas tecnologías en seguridad.

Esta opción aumenta considerablemente la seguridad y, por tanto, el tiempo y esfuerzo necesarios para acceder a las viviendas. El mero hecho de encontrar dos llaves en la puerta ya disuade del intento de acceso.

Puerta acorazada de calidad
Según Vicente Camarasa Cerrajeros, colocar una puerta acorazada (mínimo de grado 3) con una cerradura acorde al nivel de seguridad, es la solución más recomendable. Es fundamental que este tipo de soluciones antirrobo sean instaladas por un profesional con amplia experiencia en la materia, con el fin de sacarle al máximo partido para evitar la okupación ilegal de viviendas.

La okupación de viviendas en España supone un grave problema que los expertos en cerrajería aseguran se podría evitar en gran medida. Existen mafias organizadas que acceden a viviendas de manera ilegal con el fin de ofrecerlas posteriormente a cambio de un pago en metálico, o incluso, de un “alquiler” mensual. La desprotección actual es notable y según Camarasa se evitaría la mayor parte del riesgo aumentando la seguridad en el acceso principal de las viviendas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *