Miopía: la otra pandemia del siglo XXI, según el CGCOO

No en vano, al menos 2.200 millones de personas tienen una discapacidad visual, que, en al menos mil millones de casos, podría haberse evitado o aún no se ha abordado, según el Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas (CGCOO),

La vida sedentaria y el uso excesivo de la visión en entornos más cercanos está provocando que cada vez más personas padezcan diferentes afecciones visuales, entre las que destaca la miopía, considerada por la Organización Mundial de Salud (OMS) una pandemia visual, ya que se estima que la sufrirá la mitad de la población en 2050.

Además, de los 2.600 millones de personas que padecen miopía, 312 millones de ellos menores de 19 años, hay millones de personas que viven con otras afecciones oculares que aumentan el riesgo de pérdida de la vista:

– 277 millones de personas tienen alta miopía, cuando el grado del defecto refractivo es mayor de seis u ocho dioptrías, lo que aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades oculares potencialmente severas.

– 196 millones de personas sufren degeneración macular relacionada con la edad.

– 146 millones de personas padecen retinopatía diabética, una complicación ocular de la diabetes en la que los niveles altos de azúcar en la sangre causan daño a los vasos sanguíneos en la retina.

– 76 millones de personas, glaucoma.

– Y 2,5 millones de personas tienen triquiasis tracomatosa, una enfermedad en la que las pestañas se vuelven hacia adentro y provocan a su vez lesiones en la córnea seguidas por una ceguera definitiva, en general en la edad adulta. Una enfermedad frecuente en zonas rurales pobres de África, Asia, América Latina y el Oriente Medio.

La visión es la intervención de salud más eficaz para los escolares y las personas en edad laboral. El CGCOO recuerda que cuando un menor utiliza un sistema de corrección visual debidamente recetado puede mejorar su asistencia y su rendimiento el equivalente a medio año de escolaridad, mientras que en el caso de los adultos la productividad laboral aumenta en un 22%.

Por este motivo, el principal desafío sigue siendo reducir la desigualdad a la hora de acceder a la atención especializada, ya que los miembros más pobres y socialmente más desfavorecidos de la sociedad son los más afectados. Según el Informe mundial sobre la visión, el coste de cerrar la brecha para quienes no tienen acceso a la atención especializada es de más de 14.000 millones de dólares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *