Alertan de los efectos secundarios graves por los medicamentos con bromhexina y ambroxol

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) alerta del posible riesgo de alergia y reacciones cutáneas graves por la utilización de dos medicamentos expectorantes usados muy frecuentemente en niños y en adultos.

En concreto, la AEMPS menciona que ha recibido notificaciones de reacciones adversas graves asociadas al consumo de medicamentos que contienen ambroxol o bromhexina, debido a lo cual los laboratorios fabricantes de estos medicamentos están obligados a modificar el prospecto del medicamento y cambiar la información que se proporciona en los apartados de “advertencias” y “precauciones” y de “reacciones adversas”.

La bromhexina y el ambroxol son dos principios activos diferentes, aunque el ambroxol deriva de la bromhexina. Se utilizan como expectorantes o mucolíticos, porque reducen la viscosidad de las secreciones mucosas y facilitan su expulsión en procesos catarrales y gripales. Ambos principios activos están indicados para el tratamiento de adultos y niños a partir de 2 años.

Esas reacciones graves, que a partir de ahora deberán reflejarse en el prospecto, afectan a la piel, aunque al menos por el momento, se desconoce con qué frecuencia se dan. Estas reacciones cutáneas graves son:

  • Eritema multiforme.
  • Síndrome de Stevens-Johnson (SSJ) o necrolisis epidérmica tóxica (NET).
  • Pustulosis exantematosa generalizada aguda (PEGA).

En los prospectos se advertirá que si el paciente “presenta síntomas o signos de exantema progresivo (en ocasiones asociado a ampollas o lesiones de las mucosas), se debe interrumpir inmediatamente el tratamiento con ambroxol o bromhexina y se debe consultar a un médico”.

Algunas marcas muy conocidas de medicamentos que contienen ambroxol son: Mucosan, Lizipadol o Bucoxon. Y algunas marcas que contienen bromhexina son: Bisolvon o Bisolmed. La AEMPS ha publicado una lista completa de los medicamentos que contienen ambroxol o bromhexina.

Así son los medicamentos contra la tos
Los medicamentos contra la tos se presentan de muy diferentes maneras, y en ocasiones lo hacen como si fueran panaceas. Pero lo cierto es que no es recomendable utilizarlos, salvo cuando la tos sea persistente. Los medicamentos más habituales para la tos son:

Antitusígenos: Evitan o cortan la tos. Los más conocidos suelen llevar dextrometorfano y cloperastina y se pueden vender sin receta médica. Los que incluyen codeína sí necesitan receta y son algo más eficaces, aunque con frecuencia ocasionan reacciones adversas y además están prohíbidos en menores de 12 años.

Combinados: Los medicamentos combinados para la tos seca suelen incluir dextrometorfano y otras sustancias, como antihistamínicos, descongestionantes o paracetamol. Pero su eficacia es dudosa, especialmente cuando combinan principios activos de acciones opuestas. Además, cuantos más fármacos incluyan, más riesgos de provocar reacciones adversas.

Expectorantes y mucolíticos: Los expectorantes estimulan la producción de moco bronquial y los mucolíticos disminuyen su viscosidad y facilitan su expulsión. Los más conocidos llevan ambroxol, bromhexina, acetilcisteína y carbocisteína. Su eficacia es dudosa y pueden provocar efectos secundarios.

Homeopatía: Utiliza extractos naturales en diluciones extremadamente bajas. No existe evidencia científica de que tengan algún efecto, más allá del placebo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *