Pastrana estrena mejoras en la seguridad vial de su travesía

El Ayuntamiento de Pastrana ha concluido la instalación, a lo largo de la travesía de Pastrana de la CM-200, popularmente conocida como carretera de Tarancón, de seis reductores de velocidad, con el fin de recordar a los conductores la obligación de no superar los 40 kilómetros por hora en ningún punto del recorrido urbano.

Los reductores de velocidad ya sirven para «calmar» el tráfico y también para dar mayor visibilidad a los pasos de cebra localizados en zonas contiguas a ellos, especialmente por la noche. De hecho, todos ellos incorporan catadióptricos, pequeños elementos reflectantes, para darles luminosidad y hacerlos aún más visibles, y señalética adicional.

Con la reducción de la velocidad de paso de los vehículos, se minimiza la posibilidad de siniestros y se incrementa la seguridad vial. Los lugares elegidos para su ubicación son aquellos en los que hay una percepción objetiva del riesgo, basada en los datos que han aportado Guardia Civil y Protección Civil, y también subjetiva, por la sensación de peligro que comparte la población.

Así, los nuevos badenes se han instalado en lugares clave para mejorar la seguridad vial: en ambas entradas a Pastrana, desde Guadalajara y Almonacid de Zorita; en el barrio del Melgar, favoreciendo con ello la reducción de velocidad en lugar donde la travesía conecta el centro histórico con la residencia de ancianos y las instalaciones deportivas, hasta ahora sin señalizar ni pintar; a la altura de IES Leandro Fernández Moratín, punto especialmente peligroso que adolecía de la visibilidad adecuada; y en el Centro Médico.

Además, también se ha pintado un nuevo paso de cebra para priorizar el tránsito peatonal entre el casco histórico y el barrio del Albaicín. Esta mejora del urbanismo en Pastrana se ha afrontado con presupuesto municipal. Ha costado 25.000 euros, IVA incluido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *