Revilla confirma que la ampliación del dique de Astander comenzará a final de verano

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha confirmado hoy que las obras de ampliación del dique número dos de Astander comenzarán al final del verano para incrementar su manga a 34 metros, lo que permitirá varar buques tipo `Panamax’, que son aquellos que tienen una anchura de 32,24 metros.

De esta forma, Revilla ha asegurado que la empresa tendrá acceso potencial a más de 600 buques de gran tamaño que navegan por nuestra zona de influencia, lo cual generará mayor carga de trabajo y de empleo. El presidente asegura que “hay futuro” para el astillero cántabro.

Concretamente, el vicepresidente del Grupo `Astican-Astander’, Germán Suárez, ha asegurado que cuando se aumente la manga se aprovechará mejor la eslora del dique y, de esta forma, se podrá implicar a más operarios, aumentando en unos 150 los trabajadores auxiliares y subcontratados.

El proyecto de ampliación tiene un coste estimado de tres millones de euros y una duración que dependerá de la ocupación del astillero, puesto que el objetivo es realizarla sin paralizar las labores. Si se parara la actividad, la duración sería de unos siete u ocho meses y, de esta forma, con la programación que lo haga compatible, será de algo más de un año.

Por todo ello, en el día de hoy el presidente Revilla ha afirmado que “hay futuro para este astillero” y que es “una realidad” la “consolidación del astillero en la reparación, en la conversión de barcos y, especialmente, en la adaptación medioambiental de la emisión de gases de los buques”. 

De hecho, en 2015, Astander ha llevado a cabo la instalación de torres de lavado de gases de escape en buques de Brittany Ferries y la transformación de un barco de apoyo a plataformas petrolíferas en embarcación de pesca, procesamiento y envasado de almejas. Este año, tal y como ha anunciado Germán Suárez, la empresa tendrá un volumen de facturación de unos 25 millones de euros, mediante la ejecución de proyectos que se están negociando actualmente.

Igualmente, Suárez ha asegurado que Astander está en Cantabria para “quedarse por mucho tiempo” y, de hecho, han solicitado la renovación de la concesión que finaliza en 2018 para otros 50 años.

Además, ha manifestado la intención del grupo de que Astander sea “pionero en proyectos singulares y de valor añadido para los armadores, que tienen que ver con el medio ambiente en el sector marítimo”. Para Germán Suárez, el astillero cántabro ha demostrado ser capaz  de “dar un buen nivel técnico” con trabajadores de la zona y españoles, sin “nada que envidiar a astilleros europeos y asiáticos”.

El vicepresidente del Grupo ha apuntado que existen potenciales pedidos con Brittany Ferrys para sus nuevos barcos de los próximos años, que Astander podrá acoger con el dique ampliado.  Asimismo, ha anunciado que se coordinará con la Autoridad Portuaria para mejorar el calado de las instalaciones en el marco de los dragados que tiene previsto el Puerto de Santander.

El presidente de Cantabria ha estado acompañado en la visita por el consejero de Innovación, Industria, Turismo y Comercio, Francisco Martín; el alcalde de El Astillero, Francisco Ortiz, y el presidente de la Autoridad Portuaria de Santander, Jaime González.

También han estado presentes Juan Luis Sánchez, director de `Astander’; Germán Carlos Suárez, vicepresidente ejecutivo del Grupo `Astander-Astican’; José Carlos Álvarez, director general; Alberto Porras, jefe de Producción de la planta cántabra; y Ángel García, directivo.

Juntos han visitado el Dique 1, los talleres del astillero y el Dique 2, donde se encuentra el barco `Armorique’. Igualmente, han mantenido una reunión de trabajo en la que la empresa les ha expuesto los detalles de sus próximos proyectos.

Actualmente, Astander tiene 96 empleados propios y, normalmente, en sus 800 metros de muelles y talleres, trabajan alrededor de 400 personas de empresas auxiliares mayoritariamente de Cantabria. Llegando así a tener 800 trabajadores cuando concurren grandes proyectos de transformación.

Origen de Astander

Astilleros de Santander tiene su origen en la empresa fundada como forja en 1872 por Bernardo Lavín. Muchos historiadores señalan, además, que esta empresa es la continuación de los Reales Astilleros de Guarnizo, ya que, aunque cambia la ubicación y el nombre, el núcleo poblacional y de influencia es el mismo.

En 1913, la sociedad toma el nombre que la acompaña hasta la actualidad. Desde entonces, la empresa siempre ha alternado la construcción y la reparación de barcos, hasta que en 1990 dejó de construir por acuerdo del Gobierno de España con la Unión Europea.

De 1965 a 1999 formó parte del grupo de empresas públicas conocido como `Astilleros Españoles’ hasta que ese último año se privatiza y entra a formar parte de `Astican’, radicada en Las Palmas y que también fue privatizada diez años antes que la instalación cántabra. `Astican’ y `Astander’ pertenecen al grupo `Lavinia’, uno de los grupos navieros más importantes de Europa.