Servitec Valencia: Las reparaciones del hogar se convertirán en un método de ahorro para afrontar la crisis

La obsolesencia programada: técnica netamente asociada al capitalismo de consumo masivo utilizada por los fabricantes de electrodomésticos del hogar para forzar la obsolesencia o envejecimiento prematuro intencionado de frigoríficos, lavadoras, lavavajillas, etc. Esta técnica, la cual consiste en introducir de manera intencionada puntos débiles en el diseño de los electrodomésticos del hogar, es la responsable de que hoy en día estos aparatos ya no sean tan fiables como en el pasado y de que la vida útil de los mismos se haya visto reducida hasta niveles en algunos casos ridículamente bajos. Como es de suponer, los más beneficiados son los fabricantes de los electrodomésticos mismos, que han conseguido así crear una cultura de consumo masivo en la cual es normal cambiar de frigorífico, lavadora o lavavajillas cada 2 o 3 años porque el que se compró en su momento ha dejado de funcionar como el primer día y necesita reemplazo.

Esta cultura de consumo masivo de electrodomésticos del hogar cuenta con férreos enemigos entre los defensores del medioambiente que no comprenden cómo es posible que en pro del crecimiento económico sin límites los gobiernos mundiales permitan la programación intencionada de la obsolesencia, envejecimiento y hasta avería de un electrodoméstico. Sólo es necesario hacer una visita a alguno de los cementerios o centros de desguaces de electrodomésticos del hogar localizados en los extrarradios de las ciudades para experimentar de primera mano la dimensión de la problemática del consumo masivo de electrodomésticos y de la cultura del usar-y-tirar.

La obsolescencia programada tiene sus puntos álgidos en tiempos de bonanza económica y le rinde sus mayores tributos a los fabricantes de electrodomésticos cuando la economía va bien. Sin embargo, en tiempos de recesión o crisis económica las familias, en un intento desesperado por ahorrar, acuden a la alternativa lógica y tradicional cuando un electrodoméstico falla: repararlo. Dado el escenario actual que presenta una inminente recesión (y hasta depresión) económica mundial a causa de la COVID-19, cabría esperar un aumento significativo en los próximos años en el número de familias que optan por reparar su “viejo” electrodoméstico cuando se presenta un fallo en el mismo en lugar de reemplazarlo por uno nuevo. De acuerdo a Alejandro Duque, presidente de una de las principales empresas de servicio técnico en Valencia, el sector de la asistencia técnica profesional espera un aumento exponencial en la demanda de servicios de reparación de electrodomésticos a lo largo de la presente década: “aún en el escenario actual de confinamiento nacional, ya notamos un aumento significativo en la demanda de nuestros servicios de reparación de todo tipo de electrodomésticos de gama blanca, equipos de aire acondicionado y calderas para calefacción doméstica”. Sus proyecciones para la presente década son de un crecimiento anual en la demanda de servicios de reparación de electrodomésticos en la ciudad de Valencia de un 20% anual: “nos encontramos en la búsqueda de técnicos profesionales porque preveemos un crecimiento significativo cada año de la demanda de nuestros servicios durante la presente década”. Su empresa, la cual provee de servicios de asistencia técnica para electrodomésticos, equipos de aire acondicionado y calderas de diversas marcas, se presenta como una alternativa a los servicios técnicos oficiales de la ciudad ya que éstos, al estar copados por servicios de garantía, no prestan un servicio eficiente para todos los usuarios que tienen sus aparatos fuera de garantía: “por poner un ejemplo, el Servicio Técnico Junkers Valencia no tiene la capacidad para atender a clientes que presenten un fallo en su sistema de calefacción y agua caliente sanitaria en un plazo menor a 7 días; cuando es verano y hace calor esto es aceptable y la gente puede esperar, no obstante en otras épocas del año cuando es necesario disponer de agua caliente a diario la gente necesita una alternativa que les pueda prestar el servicio con mayor rapidez y ahí estamos nosotros”. Este tipo de empresas que se presenta como alternativa a los servicios técnicos oficiales ya son comunes en todas las ciudades españolas y se espera que florezcan durante la próxima década dado el escenario de recesión económica actual.

No se sabe a ciencia cierta cuánto tiempo durará la inminente recesión económica mundial. Lo que sí se sabe es que puede ser una oportunidad para cambiar hábitos de consumo y favorecer así a un planeta que ya envía signos desesperados de agotamiento y desgaste. Esto podría implicar retornar a hábitos tradicionales que se habían olvidado como es el caso de reparar un electrodoméstico del hogar cuando este falla y no simplemente reemplazarlo por un nuevo a la primera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *