La eficiencia energética pasa por el LED

Las luces led son más habituales de ver en los hogares con el paso del tiempo, se pueden encontrar en cualquier hogar tiras, focos o lámparas de techo LED, principalmente debido a su bajo consumo. Además de esto, existe una serie de razones por las que conviene cambiar las bombillas de casa y el trabajo por leds: cuidar la naturaleza y el medio ambiente.

La eficiencia energética de las luces LED
En la actualidad, el consumo de energía es uno de los mayores problemas que se tienen que solucionar a nivel mundial. Los ríos y fuentes de agua natural se han ido cortando para dar paso a plantas hidroeléctricas y presas que generen energía, lo que termina por cambiar en exceso el hábitat en esas zonas.

El consumo de las ciudades no tiende a disminuir a pesar de que hay cierta conciencia al respecto porque casi toda la tecnología implementada es muy anticuada, como es el caso de las luces incandescentes en los hogares y las fluorescentes en los carteles en las calles. Esta clase de luces no son eficientes porque apenas un 5% de la energía que consumen se convierte en luz, y el otro 95% en calor que se termina disipando.

En cambio, la energía de las bombillas LED tiene una relación exactamente opuesta: un 95% se convierte en luz y un 5% en calor que se desperdicia. Además, consumen solo 38 vatios, una relación de casi un tercio en comparación con bombillas tradicionales de 84 vatios (las más comunes).

La misma iluminación con menos bombillas
Se puede adquirir bombillas LED en Bombillasled360 sin miedo a que el ambiente de casa cambie demasiado. De hecho, incluso conseguirás una mejor iluminación porque la característica del LED es que tiene una excelente calidad de distribución de luz, mientras que la proveniente de bombillas tradicionales va hacia todos lados y se desperdicia.

Finalmente, las luces LED tienen una mucho mayor vida útil, de unos 8 años aproximadamente, lo que es 6 veces más que las tradicionales. Esto significa una emisión de carbono significativamente menor por el proceso de producción, lo que contribuye a controlar el calentamiento global.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *